El PIB de Estados Unidos se expandió 2,3% en 2019, el ritmo más lento en tres años, después de haber anotado un avance de 2,9% en 2018

Reuters

El número de personas que ha solicitado beneficios estatales por desempleo se redujo a un mínimo de nueve meses la semana pasada en Estados Unidos, lo que sugiere que un mercado laboral más ajustado continuaría manteniendo la expansión económica más larga de la historia del país.

Sin embargo, es probable que la economía estadounidense permanezca sobre una senda de crecimiento moderado, ya que otros datos divulgados el jueves indicaron que la productividad de los trabajadores se recuperó menos de lo esperado en el cuarto trimestre.

La aletargada productividad es una de las razones por las que la economía ha tenido dificultades para lograr el objetivo de la administración de Donald Trump de un crecimiento anual de 3%. El PIB de Estados Unidos se expandió 2,3% en 2019, el ritmo más lento en tres años, después de haber anotado un avance de 2,9% en 2018.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo en Estados Unidos disminuyeron en 15.000 a una cifra ajustada estacionalmente de 202.000 en la semana que terminó el 1 de febrero, la lectura más baja desde abril pasado, dijo el Departamento de Trabajo.

Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que los pedidos de subsidios por desempleo caerían a 215.000 durante la semana anterior.

El promedio móvil de cuatro semanas de los pedidos iniciales por desempleo, considerado una mejor medición de las tendencias del mercado laboral ya que reduce la volatilidad semanal, cayó en 3.000 a 211.750 solicitudes la semana pasada, también el nivel más bajo desde abril pasado.

Los datos de solicitudes de beneficios por desempleo no tienen relación con el informe de empleo de enero, cuya publicación está programada para el viernes, ya que están fuera del período de la encuesta. Aun así, los pedidos fueron menores en enero en relación con diciembre, lo que sugiere un repunte en el crecimiento del empleo.

Según una encuesta de Reuters a economistas, las nóminas no agrícolas de Estados Unidos probablemente aumentaron en 160.000 empleos en enero después de un incremento de 145.000 en diciembre.

Sin embargo, la creación del empleo podría superar las expectativas por el clima inusualmente templado del último mes, lo que podría haber impulsado la contratación en sitios de construcción y en la industria del ocio y el hospedaje.

La fortaleza del mercado laboral está ayudando a apuntalar el gasto del consumidor, apoyando a la economía, ahora en su undécimo año de expansión. En otro informe publicado el jueves, el Departamento de Trabajo dijo que la productividad no agrícola, que mide la producción por hora por trabajador, aumentó a una tasa anualizada de 1,4% el último trimestre.

En tanto, la productividad disminuyó a un ritmo no revisado de 0,2% en el período de julio a septiembre, la mayor caída desde el cuarto trimestre de 2015. Los economistas habían pronosticado un repunte de la productividad a una tasa de 1,6% en el cuarto trimestre.

En comparación con el cuarto trimestre de 2018, la productividad aumentó a una tasa de 1,8%. En 2019 se aceleró 1,7%, el crecimiento más robusto desde 2010, después de aumentar 1,3% en 2018.