.
CONSTRUCCIÓN Los empresarios detrás de la reconstrucción de la iglesia de Notre Dame en París
miércoles, 17 de abril de 2019

No habían pasado 24 horas del incendio en la catedral parisina y los empresarios ya habían recolectado US$714,2 millones para volverla a levantar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co

Con la misma rapidez con que las llamas consumieron el techo de la catedral de Notre Dame, los empresarios y la comunidad internacional (en coordinación con el gobierno francés) comenzaron una campaña para la restauración del ícono turístico y religioso parisino, una estructura donde reposaban reliquias históricas invaluables.

El primer peritaje estimó que la reconstrucción de las zonas afectadas tendría un valor de US$508,8 millones, cifra a la que ya respondieron varios empresarios, con sus aportes, que hasta ahora suman US$714,2 millones.

“La renovación de la catedral se convirtió en una prioridad para nuestro gobierno y para el mundo. El presidente Macron indicó que las restauraciones estarían listas en cinco años y esperamos que la ayuda continúe”, dijo Gautier Mignot, embajador de Francia en Colombia.

A pesar de que esta no es la cifra final de lo que costarán las reparaciones, pues hace falta determinar si la estructura se volverá a construir con los mismos materiales, el sector empresarial demostró su respaldo a cualquiera que sea el costo de los daños.

Arnault donará la mayor suma

Bernard Arnault, dueño de Louis Vuitton y Sephora, quien ocupa la cuarta posición entre los más ricos de Forbes con un patrimonio de US$76.000 millones, dijo que aportará US$226 millones a la restauración. De acuerdo con sus declaraciones “este edificio representa una parte importante de la historia francesa”.

“Las obras de arte que había en la iglesia son de un valor invaluable por su importancia histórica, por lo que la respuesta a recuperarla ha sido muy positiva por parte de la comunidad”, indicó Martín Anzellini, experto de la Academia de Arquitectura Mendrisio en Suiza.

L’Oréal se sumó a la puja

La empresaria Françoise Bettencourt Meyers, heredera de L’Oréal y la mujer más rica del mundo con un patrimonio de US$53.500 millones, igualó las donaciones de Arnault horas después y anunció la entrega de US$226 millones. De acuerdo con el comunicado oficial de la empresa, US$113 millones serán entregados por medio de la fundación Bettencourt Schueller y la otra mitad saldrán de los bolsillos personales de la empresaria durante el mes.

Kering donará US$113 millones

François-Henri Pinault, reconocido heredero del conglomerado Kering, no se quedó atrás y anunció US$113 millones para la reconstrucción de la catedral donde una vez, Napoleón Bonaparte, se coronó como emperador de Francia.

La empresa que supervisa Pinault, es dueña de marcas como Gucci, Stella McCartney, Alexander McQueen e Yves Saint Laurent, además de tener otros negocios en el país.

“Mi padre, François Pinault, y yo hemos decidido desbloquear una suma de US$113 millones para participar en la reconstrucción completa de Notre Dame”, dijo Pinault a su junta directiva.

Además de estos magnates, son muchas las empresas que también demostraron su apoyo a la reconstrucción, entre ellas, Total con US$113 millones y Bouygues con US$11,3 millones. Se espera que la próxima semana se licite la reconstrucción.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

China 22/07/2021 China podría aplicar sanción en operaciones y multa sin precedentes a Didi tras OPI

Los reguladores consideran que la decisión de Didi de salir a bolsa a pesar de la oposición de la CAC es un desafío a las autoridades de Pekin

Estados Unidos 21/07/2021 Moderna se une a principales empresas del S&P 500 tras posible triplicación del valor

El ascenso de Moderna se debe a sus innovaciones en el desarrollo de vacunas de ARN mensajero, que utilizan células del cuerpo como mini fábricas

China 22/07/2021 China rechaza plan de OMS para investigar origen de covid en laboratorios de Wuhan

El dirigente de la OMS reconoció que China no compartió los "datos brutos" de los primeros casos detectados a finales de 2019

MÁS GLOBOECONOMÍA