Los alemanes crearon la Operación Berhnard para falsificar grandes cantidades de libra esterlina y causar una crisis económica en Reino Unido

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

Alemania no solo combatió con sus tropas la Segunda Guerra Mundial. Los nazis encontraron en la inflación un arma para luchar contra Gran Bretaña y Estados Unidos, durante el conflicto. El mecanismo era falsificar grandes cantidades de billetes falsos de libra esterlina. Al poner las falsificaciones en el mercado británico, desencadenarían un alza de la inflación. El plan se llamó Operación Berhnard y para desarrollarlo, los alemanes buscaron a falsificadores judíos procesados y condenados. La operación imprimió 8,9 millones de de billetes, que equivalían a 134 millones de libras.

Cuando el Banco de Inglaterra detectó la circulación de moneda falsa, el primer ministro Churchill decidió permitir la circulación de billetes falsos para no destruir la credibilidad financiera británica. Eran tantos los billetes falsos que se habían producido que equivalían a 15% del total de los billetes de libras de la Segunda Guerra Mundial.

Pero los nazis no solo querían falsificar libras esterlinas. Los dólares eran su gran objetivo. Sin embargo, hacer copias de estos billetes era mucho más complejo. Los operarios judíos, quienes sabían que al lograr falsificar el dólar serían ejecutados, demoraron este proceso. Sin embargo, el 22 de febrero de 1945 lograron crear la técnica y desarrollar las planchas para imprimir el primer billete de US$100. Pero la inminente derrota de Alemania hizo que la alta cúpula ordenara la destrucción de estas instalaciones.