El brexit, la guerra arancelaria y los incendios en la Amazonía generarán un acalorado debate este fin de semana

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Biarritz, al suroeste francés, reunirá este fin de semana a los líderes políticos que dirigen las siete mayores economías del mundo, conocidos como el G7. El encuentro ya es tradicional, pero esta vez, la diferencia es que los mandatarios llegan con posiciones enfrentadas en varios de los temas que se debatirán.

El primero de ellos es el brexit, un tema con el que debutará en esta cita el primer ministro británico Boris Johnson, quien deberá convencer de hacer una renegociación del acuerdo ya pactado a Francia y Alemania, países que ayer rechazaron esa posibilidad. El único aliado de Johnson será Donald Trump.

El segundo tema será el de la guerra comercial, especialmente por las últimas decisiones de China y EE.UU. Mientras los representantes de Alemania y Japón, economías que están presentando nulos o muy bajos datos de crecimiento económico, tratarán de persuadir a Trump para que suavice la política arancelaria, el jefe de Estado de EE.UU. defenderá su teoría proteccionista.

Otro de los hechos sobre los cuales habrá un acalorado debate es sobre la Amazonía. “Miembros del G7, nos vemos en dos días para hablar de esta urgencia”, con este mensaje de Emmanuel Macron en redes sociales, el presidente de Francia hará los reclamos respectivos, pondrá contra la pared a Brasil y dejará ver qué país está de su lado.

La tecnología será otro de los temas que seguro despertará enfrentamientos en el G7 este fin de semana. Trump seguramente enfilará todas sus baterías contra Francia, país que aprobó un impuesto a empresas como Google o Facebook, algo que quieren que sea global. EE.UU. ha amenazado con imponer un impuesto a los vinos franceses en represalia.

El quinto tema es Irán, sobre todo porque Macron recibió al ministro iraní de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, que EE.UU. había sancionado.