.
Harvard
EE.UU.

Las donaciones de exalumnos a Harvard están en riesgo por posición frente a Israel

martes, 5 de diciembre de 2023
Foto: Bloomberg

Ahora, cuando se acerca su reunión universitaria de 25 años, ha terminado: consternada por el “fracaso de liderazgo moral” de su alma mater en su manejo de una crisis universitaria desde que Hamas atacó a Israel el 7 de octubre

Bloomberg

Tally Zingher obtuvo tres títulos en la Universidad de Harvard y trabajó como voluntaria, llamando a amigos y recaudando dinero de su clase universitaria.

Ahora, cuando se acerca su reunión universitaria de 25 años, ha terminado: consternada por el “fracaso de liderazgo moral” de su alma mater en su manejo de una crisis universitaria desde que Hamas atacó a Israel el 7 de octubre, incluidos informes de antisemitismo generalizado.

No llamaré a ninguno de mis compañeros de clase para intentar animarlos a donar a Harvard”, dijo Zingher, de 46 años, abogado y empresario que ha donado todos los años desde que se graduó. "Hay muchos lugares mejores en los que creo que mis compañeros de clase pueden utilizar su filantropía e influencia".

Por cada Ken Griffin, el administrador de fondos de cobertura cuya donación de US$300 millones puso su nombre en la Escuela de Graduados en Artes y Ciencias de su alma mater este año, Harvard también cuenta con miles de voluntarios. Cultivan compromisos financieros más pequeños, organizan reuniones, reclutan estudiantes y dirigen clubes de ex alumnos lejos del campus de Cambridge, Massachusetts. Los voluntarios más firmes usan sombreros de copa o rosetas carmesí en la ceremonia de graduación de Harvard cada mes de mayo.

Los exalumnos se involucran durante décadas con la escuela. Harvard, que emplea a cientos de empleados a tiempo completo y parcial para conectarse con los graduados y procesar sus donaciones, ahora está luchando por calmar las crecientes preocupaciones de los exalumnos mientras mantiene en funcionamiento la máquina de donaciones.

Los eventos voluntarios para recaudar fondos desde hace mucho tiempo están retrocediendo. Un alumno está eliminando a Harvard de su testamento. Zingher planea donar sólo US$1, uniéndose a cientos de otros exalumnos en una protesta simbólica.

"La universidad ha estado conversando con exalumnos y simpatizantes, y continuará interactuando estrechamente con ellos", dijo Jason Newton, portavoz de Harvard, en un correo electrónico. "Son una parte vital de nuestra comunidad".

Riesgo reputacional

Harvard cuenta entre sus alumnos con ocho presidentes estadounidenses, cuatro jueces de la Corte Suprema en ejercicio y muchos líderes mundiales. Es la universidad más rica del país con una dotación de US$51.000 millones, y cuenta con la calificación crediticia más alta y una operación de recaudación de fondos que ha generado mil millones de dólares anualmente desde 2014. Pero las donaciones en efectivo a la universidad cayeron un 3% durante el año fiscal que finalizó en junio. 2023 y el rendimiento de 10 años de la donación es el segundo más bajo de la Ivy League.

Lo que está en juego es más que un riesgo reputacional. La recaudación total de fondos representa alrededor del 12% de los ingresos anuales de Harvard, según Moody's Investors Service. La escuela sentiría el dolor si la insatisfacción de los exalumnos condujera a una reducción significativa en las donaciones.

“Perder eso sería devastador para cualquier institución”, dijo Charles Phlegar, quien supervisó la recaudación de fondos en Cornell y Johns Hopkins y ahora trabaja en Virginia Tech. “Se puede decir que Harvard tiene todo el dinero del mundo, pero no es así. Tienen un modelo de becas financieras que es el mejor de su clase, investigación y profesores de primer nivel, y se necesita ese dinero para ser una institución de primer nivel”.

Harvard no cierra sus libros hasta el 30 de junio y la recaudación de fondos normalmente no se revela hasta meses después. Eso hace que sea difícil determinar el impacto financiero preciso de la actual revuelta de exalumnos en dólares actuales y legados futuros, incluso cuando multimillonarios como Idan Ofer y Les Wexner han roto vínculos con la universidad durante los últimos dos meses.

Pero muchos exalumnos están dando señales de que ya han tenido suficiente.

"Mi esposa (una alumna de HLS) y mis tres hijas son judías y estoy tan emocionado en Harvard en este momento que no quiero tener nada que ver con eso", escribió la inversionista Whitney Tilson a la oficina de recaudación de fondos de la escuela de negocios. ya que rechazó una reunión antes de su reunión número 30. HLS es la facultad de derecho de la universidad.

En una señal de malestar, la escuela de negocios pospuso el envío de algunas cartas de solicitud firmadas por exalumnos hasta el próximo año, según personas familiarizadas con el asunto. Eso permitirá a los graduados posponer la decisión sobre si quieren poner sus nombres en las solicitudes de donaciones, un resultado potencialmente mejor para Harvard que si dijeran “no” ahora.

Una agitación similar está sacudiendo a las universidades desde Stanford hasta la Universidad de Pensilvania a medida que la guerra provoca un aumento en el debate político y las protestas. También está provocando islamofobia y prejuicios contra los palestinos, así como antisemitismo.

Tres hombres de ascendencia palestina, estudiantes universitarios de Brown, Trinity y Haverford, recibieron disparos durante las vacaciones de Acción de Gracias cerca de la Universidad de Vermont en Burlington. Uno quedó paralizado del pecho para abajo, le dijo su madre a CNN .

Audiencia del Congreso

Harvard estará bajo escrutinio en el Congreso el martes, cuando la presidenta Claudine Gay testifique en una audiencia del comité de la Cámara sobre el antisemitismo en el campus. A ella se unirán sus homólogos de Penn y el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

En Harvard, el tumulto ha envuelto a Gay, la primera presidenta negra de la universidad, que tomó las riendas el 1 de julio. Ya estaba lidiando con el fallo de la Corte Suprema contra el uso de la raza en las admisiones por parte de Harvard, que se dictó dos días antes de que ella asumiera como presidenta.

Gay ha recibido críticas por no denunciar inicialmente a más de 30 grupos estudiantiles que culparon exclusivamente a Israel por los ataques de octubre y no condenó a Hamás, al que Estados Unidos y la Unión Europea designan grupo terrorista.

Inicialmente, uno de los mayores críticos fue el ex presidente de la universidad, Larry Summers, aunque moderó sus críticas después de que Gay denunciara el ataque y dijera que los estudiantes no hablaban en nombre de Harvard. También nombró un grupo asesor sobre antisemitismo.

Los disturbios han expuesto una división generacional en la que los estadounidenses mayores tienden a tener opiniones más favorables sobre Israel que los menores de 35 años. La difícil situación de los palestinos en Cisjordania y Gaza se había convertido en un pararrayos para las protestas universitarias mucho antes de los ataques de Hamás en octubre. en el que 1.200 personas murieron y más de 200 fueron tomadas como rehenes. Desde entonces, muchos estudiantes universitarios estadounidenses se han manifestado contra la respuesta de represalia de Israel en Gaza, que según el Ministerio de Salud dirigido por Hamás ha matado a 15.000 personas.

Si bien las protestas en el campus han persistido, exalumnos de Harvard, desde el senador estadounidense Mitt Romney hasta el inversionista multimillonario Bill Ackman, han pedido a la escuela que haga más para garantizar que los estudiantes judíos estén protegidos. Ackman también acusó a Harvard de hipocresía al permitir algunas formas de libertad de expresión y prohibir otras, y criticó duramente su Oficina de Equidad, Diversidad, Inclusión y Pertenencia.

Ackman redobló su apuesta en una publicación del 3 de diciembre sobre X, agregando que las prácticas de contratación de la universidad han promovido un sesgo izquierdista e instó a Gay a encargar a una empresa externa que realizara una encuesta anónima entre los profesores de Harvard.

Harvard escribió a los estudiantes la semana pasada para decirles que “haría cumplir reglas” en torno a los estándares comunitarios luego de un llamado a la rendición de cuentas de Harvard Hillel. El grupo describió una manifestación del 29 de noviembre que interrumpió las clases como un discurso de odio no protegido por las pautas de libertad de expresión de la universidad. Este tipo de protestas se han normalizado, dijo, “haciendo que los estudiantes judíos e israelíes eviten clases, eventos universitarios y comedores”.

“La idea de imaginarme en clase y escuchando lo que se ha informado es extremadamente perturbadora”, dijo Erika Dreifus, voluntaria desde hace mucho tiempo y actual oficial de clase con cuatro títulos de Harvard. Ya había estado trasladando la mayoría de sus donaciones monetarias a Harvard Hillel y lejos de la universidad antes de los ataques de octubre. Le da a Harvard 19,91 dólares simbólicos por su año de graduación universitaria de 1991.

'Fracasos morales'

Las tensiones han movilizado a un grupo de exalumnos judíos. Escuchar a estudiantes universitarios judíos que quitaron los nombres de las puertas de sus dormitorios por motivos de seguridad le recordó al graduado de Harvard Adrian Ashkenazy las historias que escuchó de su padre, un sobreviviente del Holocausto de Polonia.

Cuando recibió un correo electrónico en octubre de un equipo de entrevistadores de exalumnos del Valle de San Fernando, pidiéndole que se comprometiera a reunirse con posibles estudiantes, se negó.

"Respondí inmediatamente que no iba a poder hacer estas entrevistas porque me resultaba difícil animar a alguien a ir a Harvard en ese momento, dadas las fallas morales que estaba viendo por parte de los estudiantes y los administradores", dijo Ashkenazy. , de 49 años, cofundador de la nueva Asociación de Antiguos Alumnos Judíos de la Universidad de Harvard, que lideró el cambio a donaciones de 1 dólar como forma de enviar un mensaje.

Durante la última década, Ashkenazy ha sido anfitrión de los Krokodiloes de Harvard, un grupo a capella con el que cantaba cuando era estudiante, cuando pasaban por Los Ángeles. Pero dijo que tiene dudas sobre continuar esa tradición y por primera vez se siente avergonzado de su afiliación a Harvard en lugar de orgulloso.

Voluntad cambiante

Libby Shani comenzó a hacer llamadas de recaudación de fondos a ex alumnos y padres como “llamadora carmesí”, un trabajo estudiantil, a partir de su tercer año en 2000. Continuó contactando a sus compañeros de clase de 2002 anualmente como moderadora de recaudación de fondos de reunión hasta que renunció después de ver la respuesta de la escuela. a los ataques de Hamás.

"La inacción de la universidad es espantosa", dijo Shani, de 42 años, consultora minorista en Nueva York. "No tengo ningún deseo de tratar de conseguir apoyo y gastar mi capital personal en una institución que ya no estoy dispuesto a respaldar y que nos está dando la espalda a un gran número de nosotros".

Larry Carson, de 52 años, ex presidente del Harvard Club de St. Louis, está trabajando para eliminar a Harvard como beneficiario del plan patrimonial que hizo hace más de dos décadas. El graduado de la Universidad de Harvard en 1993 había designado los fondos para ayuda financiera de pregrado.

"Es difícil sentir mucho amor por mi alma mater en este momento", dijo.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

México 22/07/2024 Se desacelera el flujo de remesas en México, pero seguirá positivo: Banco Mundial

Influye el tránsito de migrantes que se han quedado en México y Guatemala y las buenas perspectivas laborales en Estados Unidos

EE.UU. 24/07/2024 Altos precios de los tampones comienzan a afectar las ventas de empresas del sector

Los precios de los tampones en EE.UU. han subido 36% en los últimos cinco años, más que la tasa de inflación general

Perú 24/07/2024 FMI: “Perú crecería 2.5% en mediano plazo, más bajo de lo proyectado hace 10 años”

En entrevista con Gestión, Gita Gopinath, primera Subdirectora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), señala que existen riesgos para que el Perú pueda cumplir con su meta de déficit fiscal, recientemente actualizada a un 2.8% del PBI