La composición de las obligaciones que tiene Venezuela con organismos multilaterales y otras naciones son un enigma para la comunidad internacional desde que el Banco Central de Venezuela dejó de emitir los estados financieros de la Nación.

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co

La composición de las obligaciones que tiene Venezuela con organismos multilaterales y otras naciones son un enigma para la comunidad internacional desde que el Banco Central de Venezuela dejó de emitir los estados financieros de la Nación. A pesar de la incertidumbre, algunas firmas como Torino Capital, estiman que la deuda externa consolidada del país llega a US$157.700 millones, una cifra preocupante si se tiene en cuenta que equivale a más de 30% de su PIB.

Bonos y pagarés

Los compromisos adquiridos por el Banco Central de Venezuela en el mercado son la mayor carga de las cuentas en Venezuela. De acuerdo con los expertos, este rubro alcanza los US$53.100 millones, lo que representa 50,7% del PIB. De esa cantidad, US$24.600 millones son bonos soberanos y US$28.381 millones son compromisos adquiridos por la estatal Pdvsa.

Si se desglosa esta deuda, la petrolera debe US$3.100 millones a cuentas pendientes en Estados Unidos y US$25.400 millones por otras facturas a firmas no residentes en el país.

“No hay alternativas claras sobre cómo resolver la deuda venezolana. Si se reestructura, los plazos serían por 60 o 70 años, una barbaridad”, dijo César Ferrari, profesor de Economía en la Pontificia Universidad Javeriana.

Préstamos multilaterales

El gobierno venezolano le debe US$5.500 millones al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). De esa cifra, US$1.952 millones corresponden al BID y US$3.300 millones a la CAF, lo que es 5,1% del PIB.

“Los préstamos solicitados a las instituciones internacionales fueron un intento desesperado de Maduro por mantenerse en el poder sin pensar la forma de cómo se iban a pagar”, comentó Ronal Rodríguez, director de Observatorio para Venezuela en la Universidad del Rosario.

Préstamos bilaterales

China es el mayor acreedor de la deuda venezolana con US$13.539 millones. Desde 2008, Caracas recibió préstamos de Pekín por US$56.822 millones gracias a un acuerdo comercial que está bajo el respaldo con la venta de barriles de petróleo.

Rusia también se lleva una tajada importante respecto a la deuda gracias a los US$3.000 millones en préstamo que le dio al gobierno de Maduro. La deuda está vinculada a una línea de crédito aprobada desde el Kremlin en 2011. Esto, sin contar con los préstamos que se están pagando con intercambio de productos, bienes y servicios.

Brasil cierra el podio de los mayores acreedores de deuda con US$860 millones. Esta transacción se dio con tras los acuerdos de pago y crédito recíprocos de Asociación de Integración de América Latina (Aladi). Según el Bndes, estos préstamos se hicieron en contratos de infraestructura con Odebrecht, Camargo Correa y Andrade Gutiérrez.

Préstamos comerciales

Los préstamos de las principales entidades estatales en materia de comercio como el Banco Central de Venezuela, Pdvsa y el Gobierno Central, equivalen a US$22.868 millones, lo que representa 21,8% del PIB nacional.

Además de las obligaciones mencionadas, Venezuela tiene otros pasivos que alcanza los US$38.885 millones. De este monto, unos US$12.300 millones equivale a los casos de arbitraje ante el Ciadi y el restante (US$26.600 millones) incluye atrasos en los pagos, intereses de mora y cuentas que no se han cancelado.