Mencionó que " un país que no sea capaz de adaptarse a las tecnologías digitales, está condenado a la obsolescencia".

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

Arturo Bris, director del Centro de Competitividad Mundial IMD, habló con LR sobre las mejoras que debe hacer la región para subir en el ranking, entre otros temas.

Los países de América Latina están en las últimas posiciones del ranking, ¿cuál es el modelo que deben seguir para seguir escalando?

Yo creo que en todos los países hay medidas a largo y corto plazo. Las medidas a corto plazo es la regulación que países europeos que adoptado Suiza o Singapur, que les ha permitido conseguir una transformación o a traer empresas que cuentan con una regulación favorable para la tecnología.

Colombia está en el puesto número 61 en materia de regulación digital, y Brasil en el 57, todos los países latinos están muy abajo. Hay que sugerir a esos países que el talento y los proyectos digitales se mueven por la regulación, son esenciales y favorables para la innovación tecnológica, y es algo que no es fácil de cambiar.

Por ejemplo, Suiza decidió convertirse en el centro de las criptomonedas del mundo mediante una regulación que es muy favorable. Facebook cuando quiso lanzar su criptomoneda, fue a Suiza para conocer el fondo de la regulación favorable para ese proceso de innovación.

El segundo aspecto tiene que ver con la educación, la única receta de futuro para nuestros países son a través de la educación. Todas las reformas educativas en los países es porque la educación juega un papel importante para Finlandia, Suiza y Singapur, allí las reformas educativas van de la mano en la innovación. Colombia está bastante mejor que otros países de la región como Argentina o Brasil y México en varios puntos importantes.

México y Colombia fueron los únicos latinos que subieron en el ranking, ¿qué los diferencia de los demás?

En el caso de Colombia y esto lo vemos en los ranking de competitividad global, la situación política está mejorando y eso para el sector privado es muy importante, la mejora en los ranking del país se debe a una notable mejora de la situación política y económica. Eso viene de una encuesta entre ejecutivos y empresarios del país que sienten mejores perspectivas.

China subió 8 puestos, ¿a qué se debe?

En todos los ranking sube y en el ranking digital del próximo año estará en el top 10. Además de la inversión en tecnología, fomenta el talento digital y lo está haciendo muy bien gracias a un sistema político que se lo permite. En las dictaduras es muy fácil manejar políticas de competitividad porque no hay que buscar consensos sociales, simplemente se hacen las reformas. En el caso de China el Estado puede imponer políticas que mejoran la competitividad del país, pero no necesariamente son justas o deseables.

¿La guerra comercial provocará la caída de China en 2020?

No, todo lo contrario, China está subiendo y es imparable. La guerra comercial es algo temporal que tiene poca importancia en la competitividad a largo plazo. Lo que importan son las reformas legales y la apertura y China sigue el manual del libro. Esas reformas son las que a largo plazo le dan éxito a un país.

Reino Unido bajó cinco puestos, ¿seguirá cayendo por el brexit?

Reino Unido seguirá bajando. El brexit hasta ahora genera incertidumbre, pero una vez se deshaga, los efectos serán peores.

¿Cuál es la importancia de la tecnología en la actualidad?

No hay duda, en un mundo en el que las tasas de crecimiento están cayendo, donde hay poco en lo que innovar, un país que no sea capaz de adaptarse a las tecnologías digitales, está condenado a la obsolescencia, es algo que es obligatorio.