El salmón, un ejemplo de lo que hizo la economía chilena en materia de buscar nuevas alternativas para competir en el mercado

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El año pasado estuvo marcado por el descontento social en la mayoría de los países de la región. Entre las protestas sociales más recordadas estuvieron las que se presentaron en Chile, Colombia y Ecuador. Algunas de estas tuvieron una duración superior a dos meses.

La fuerza que tomaron esos acontecimientos se reflejó en la multitud de personas que salieron a marchar a las calles de las principales ciudades de la región, al punto que varios medios y analistas internacionales calificaron la oleda de sucesos como una ‘Primavera Latinoamericana’.

Sobre estos acontecimientos, el profesor de la Universidad de Cambridge, Ha-Joon Chang, dijo en entrevista con BBC Mundo que “la razón detrás de estas revueltas es una sola: la incapacidad de estos países de innovar, de cambiar la estructura de mercado y, con ello, de reducir la desigualdad”.

Según el economista surcoreano, la receta para mitigar la desigualdad que hay en la región es la innovación, ya que la mayoría de países latinoamericanos tienen un nivel en el que ya deberían comenzar a innovar. Esto a diferencia de naciones de África o Asia, donde aún se puede ver una alta tasa de pobreza.

La apuesta por construir una economía más igualitaria e innovadora que plantea Ha-Joon Chang debería ser aplicada en países donde aún hay altas tasas de pobreza como Honduras (53,1%), Guatemala (50,5%), México (43,7%), El Salvador (37,8%) y Bolivia (35,1%), de acuerdo con una publicación de la Cepal (ver gráfico).

LOS CONTRASTES

  • Jorge RestrepoDirector del Cerac

    “El tema de movilidad social no se resuelve con innovación, sino con una mejora en el acceso a la educación y con una mejora en la estructura tributaria en países como Colombia”.

Con base en esto, Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis de Conflictos, (Cerac), explicó que no está de acuerdo con la anterior visión, ya que “el tema de movilidad social no se resuelve con innovación, sino con una mejor educación y con una mejora en la estructura tributaria. La innovación no está necesariamente ligada con mejores ingresos para quienes no los tienen”.

Sin embargo, Juan Carlos Ocampo, coordinador de economía en la Universidad Privada del Norte de Perú aseguró que “la innovación sí es una receta para reducir la desigualdad, siempre y cuando esta se sustente en educación productiva, es decir darle valor agregado a los productos. Con esto la remuneración será mayor”.

La tesis que plantea Ocampo se explica en el ejemplo que entregó el economista surcoreano sobre Chile. Ha-Joon Chang dijo que el salmón ni siquiera existía en Chile. Entonces, si pueden crear algo así ¿por qué no hacen otras cosas?