Cerca de 7.500 policías fueron desplegados. Varios distritos, incluidos los Campos Elíseos, quedaron fuera de la zona para protestas

Reuters

La policía francesa disparó gas lacrimógeno e hizo más de un centenar de arrestos en París el sábado mientras dispersaban a los manifestantes del movimiento "chalecos amarillos" que intentaban realizar una protesta no autorizada y a los manifestantes enmascarados que interrumpieron una marcha climática.

La policía había realizado 137 arrestos en París a media tarde y había dispersado a un centenar de manifestantes que se habían reunido en la avenida comercial Champs-Elysees, dijo la fuerza de seguridad capitalina.

Cerca de 7.500 policías fueron desplegados. Varios distritos, incluidos los Campos Elíseos, quedaron fuera de la zona para protestas y se cerraron más de 30 estaciones de metro.

Grupos vestidos de negro asociados al movimiento anarquista del llamado "Black Bloc" formaron barricadas, prendieron fuego a contenedores y a una motocicleta, y arrojaron pintura sobre la parte delantera de un banco.

La violencia empañó una marcha pacífica que llevó a miles de personas, incluyendo algunos chalecos amarillos, a las calles, un día después de las marchas en París y otras ciudades del mundo para exigir la acción gubernamental contra el cambio climático.

Los manifestantes llevaban consignas como "El fin del petróleo ahora" y "El fin del mundo", mientras que algunos tenían efigies de carnaval, entre ellas una del presidente Emmanuel Macron con una corona marcada "Rey del bla-bla".

Algunos sitios como el monumento del Arco del Triunfo han sido cerrados, mientras que otros como el palacio presidencial del Elíseo han exigido a los visitantes que se registren con antelación.