Una docena de universidades en Canadá ya ofrecen programas enfocados en esta nueva industria. Un posgrado vale en promedio una suma de $30 millones

Mauricio Zuluaga

Al tiempo que el número de empresas dedicadas a la producción del cannabis medicinal y recreativo crece en Canadá, la oferta educativa para atender la demanda laboral de ese sector cada vez es más amplia. A los programas ya existentes enfocados en la producción de cannabis medicinal, se sumaron otros dirigidos a la producción, distribución, venta y hasta derecho del cannabis.

En octubre del año pasado, cuando Ottawa legalizó el uso recreativo de la marihuana, la industria del cannabis señaló que generaría US$7 billones y 125.000 nuevos puestos de trabajo en Canadá para 2019. Uno de los mayores retos que hoy afronta el sector es justamente encontrar profesionales calificados para ocupar dichas plazas. De ahí que hoy universidades y centros de educación estén actuando como puente entre las empresas y los futuros empleados.

Por ahora, la mayoría de programas son posgrados dirigidos a aquellas personas que cuenten con algún título en áreas relacionadas y con experiencia en el sector agropecuario. El costo promedio es de este tipo de programa es US$12.000 dólares año ($30 millones). Otras entidades educativas ofrecen cursos cortos que oscilan entre US$1.500 y US$3.200.

El principal requisito para ser admitido en uno de estos programas es ser mayor de 19 años, que es la edad mínima para el consumo de marihuana y la manipulación de acuerdo a la regulación establecida por la mayoría de provincias.

Niagara College, ubicado en la provincia de Ontario, fue una de los primeros en ofrecer un posgrado de un año enfocado a esta industria. Para el programa inaugural la institución educativa recibió 300 aplicaciones, y sólo fueron aceptados 24 estudiantes, lo que significa una tasa de aceptación de tan sólo 8%. Lo que demuestra el apetito por este tipo de estudios.

“La demanda es inmensa. Productores certificados de cannabis nos han manifestado que necesitan personal altamente capacitado”, señaló Bill MacDonald, profesor encargado de diseñar el programa.

Pero la oferta educativa no se limita a la producción y cultivo de cannabis. La legalización de la marihuana en Canadá ha abierto oportunidades de negocio hasta para los abogados, quienes ahora deben incluir entre sus portafolios asesorías alrededor del marco legal que regula el uso de la marihuana con fines recreativos.

Atendiendo esta nueva realidad la Universidad de Ottawa ofrece el primer curso dirigido a abogados, y que se enfoca en las leyes alrededor del cannabis. “La legalización y regulación del cannabis afectará muchas áreas del derecho. Nosotros buscamos que nuestros estudiantes puedan estudiar estos temas en tiempo real, a medida que se desarrolle la regulación del cannabis”, señaló el Decano de Derecho de la Universidad de Ottawa, Adam Dodek.

Y es que si bien la legalización de la marihuana para uso recreativo se dio hace nueve meses a nivel nacional, las provincias son autónomas en su regulación, por lo que hay lugar a variaciones en lo que tiene que ver con lugares de venta, número de tiendas autorizadas, y hasta disposiciones en el espacio público, lo que llevará a la necesidad de contar con abogados especializados en esta materia.

Los salarios del cannabis
Según Cannabis at Work, firma especializada en estudios de salarios y talento humano de esa industria, al término de 2018 la remuneración a trabajadores en ese segmento aumentó 14%, mientras que en otras áreas, como contaduría y recursos humanos, los pagos a trabajadores cayeron entre un 6% y 8%.

Ese aumento en los salarios está relacionado con los problemas que están tendiendo las empresas para contratar personas que tengan un grado de conocimiento importante sobre la industria del cannabis. De ahí, que la oferta académica que se ha comenzado a abrir en Canadá alrededor de esta industria sea vista como una solución a la demanda por profesionales que hoy tienen las empresas productoras y comercializadoras de cannabis.

La remuneración salarial que ofrece la industria es variada. En provincias como British Columbia, Alberta y Ontario están los salarios más altos. De acuerdo a datos proporcionados por las propias instituciones educativas, el salario inicial en Ontario para quien tenga estudios en producción de cannabis es de US$60.000 al año ($150 millones), mientras que para un cargo directo, del rango gerencial, es de US$238.000 canadienses al año ($595 millones).
La oferta educativa alrededor de esta industria comienza a ser una de las más llamativas, no sólo para locales, sino también para los miles de migrantes que año a año llegan a este país en busca de nuevas oportunidades. En junio de este año la tasa de desempleo de Canadá fue 5,4%, la más baja en los últimos 40 años, por lo que algunos analistas consideran que parte de este buen desempeño bien podrían ser atribuido al ‘boom’ que vive el sector del cannabis y los empleos que allí se están generando.

Por ahora, mientras las nuevas generaciones van a la universidad o al college a estudiar programas relacionados con la producción, comercialización y regulación del cannabis para uso recreacional y medicinal, las empresas buscan atraer a los profesionales de otros sectores de la agroindustria, como el de las flores, para que hagan parte de la industria de la marihuana con fines recreativos y medicinal, que ya tiene a 41 empresas cotizando en la bolsa de Toronto.