Una reducción de alrededor de 50% en esta industria, le restaría dos puntos porcentuales al PIB de las naciones de este grupo

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El mal momento que atraviesa el sector aéreo le pasará factura a las economías emergentes. Según BNP Paribas, si se registrara una caída de 50% en la actividad turística, se reduciría el crecimiento del PIB de estas naciones en alrededor de dos puntos porcentuales.

En dicho escenario también se perjudica “la cuenta corriente de estos países en 0,7% del PIB, y podría sumarse un par de puntos porcentuales a la tasa de desempleo, en promedio”, citó BNP Paribas en análisis.

Estos efectos dependen de la relevancia que tenga el turismo en cada una de las economías. Por lo que países emergentes como Tailandia, Marruecos y Líbano serán los más afectados por el golpe de la pandemia en este segmento.

BNP Paribas resaltó que “en cuanto a la cuenta corriente, hay ganadores y perdedores netos: mientras países como Brasil o Rusia podrían beneficiarse del hecho de que menos ciudadanos gasten dinero en el extranjero, una caída en la afluencia turística no es una buena para Egipto y Marruecos”.

El efecto de la caída del turismo en los mercados emergentes se explica en que este sector se ha convertido en uno de los más importantes para el crecimiento económico de algunos de los territorios que pertenecen a este grupo. De acuerdo con datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (Wttc), la participación directa del turismo en la economía es en promedio de hasta 10% del PIB si se tiene en cuenta el impacto indirecto.

La caída de este sector generará un fuerte choque en el mercado laboral. Por ejemplo, México, Marruecos, Líbano y Tailandia podrían enfrentarse a despidos equivalentes a 4% de los puestos de trabajo totales que tienen actualmente.