Se invertirá 128,5 millones de euros (US$144 millones) en el 50% de una sociedad con Jiangling Motors Corp.

Bloomberg

La entidad fue creada en 2015 y cuenta con la certificación para fabricar automóviles eléctricos de pasajeros a batería, según un comunicado del fabricante de automóviles francés el miércoles. Su objetivo es crecer rápidamente y convertirse en un "jugador prominente" en el mercado chino, dijo Renault.

"Esta asociación en el negocio de vehículos eléctricos con JMCG respaldará nuestro plan de crecimiento en China y nuestra capacidad en vehículos eléctricos", dijo François Provost, jefe de la región de China para Renault, en el comunicado.

Renault ha tenido una presencia limitada en China. El fabricante está dando impulso a una estrategia de electrificación que incluye un nuevo automóvil a batería, el cual saldrá a la venta en China, junto con un plan para fabricar versiones híbridas de tres de sus modelos existentes.

El año pasado, presentó el K-ZE, un automóvil eléctrico tipo SUV que se fabricará en China y tendrá un alcance de 250 kilómetros. Otra sociedad conjunta entre Dongfeng Motor Corp. y el socio de Renault en la alianza, Nissan Motor Co., está fabricando el vehículo.

Renault también planea invertir más de 1.000 millones de euros en la producción de automóviles eléctricos en Francia, una medida que tenía como objetivo suavizar las relaciones con el Gobierno francés, su principal accionista. Es uno de los fabricantes de automóviles que están invirtiendo miles de millones de dólares para cambiar de motores diésel a vehículos de batería ante el endurecimiento de las normas de emisiones europeas.

En China, las automotrices mundiales han ampliado la cooperación con los fabricantes locales de vehículos de nueva energía para cumplir con las regulaciones gubernamentales sobre el consumo de combustible que se han introducido este año.

De acuerdo con el Ministerio de Industria e Información, los fabricantes e importadores de automóviles son evaluados todos los años según el consumo de combustible de automóviles tradicionales y la producción de vehículos eléctricos.

El plan para expandirse en el mayor mercado automotriz del mundo se produce en medio de una crisis de la asociación de veinte años entre Renault y Nissan. La compañía japonesa se ha resistido a los intentos de fusión y no apoyó el plan fallido de Renault de una fusión con Fiat Chrysler Automobiles NV.