La institución reiteró a sus países accionistas la disposición de una línea de crédito contingente

Joaquín M. López B.

En el marco de la reciente sesión del directorio, (CAF) Banco de Desarrollo de América Latina- reiteró la disponibilidad de una línea de crédito contingente regional por USD 300 millones para atender de manera ágil y oportuna las emergencias que se pudieran presentar en sus países accionistas, en esta ocasión por cuenta del Coronavirus.

“CAF apoya a sus países accionistas en la atención y prevención de emergencias a través de facilidades de financiamiento y de recursos no reembolsables. El objetivo de esta línea de crédito es agilizar la aprobación de operaciones para la atención inmediata que permita salvaguardar la salud de la población y atender de manera oportuna las eventualidades que se pudiesen presentar”, aseguró el presidente ejecutivo de CAF, Luis Carranza Ugarte.

Entre los beneficios de esta línea de crédito contingente regional para eventos extremos del clima, sismos, accidentes contaminantes y epidemias en la región, están el financiamiento oportuno, la flexibilidad y la adaptación de las operaciones a las características técnicas definidas para cada operación concreta. Adicionalmente, se aprobó la posibilidad de otorgar cooperación técnica no reembolsable por hasta US$5 millones para iniciativas relacionadas con esta coyuntura.

En la CLXVIII sesión del Directorio de CAF, realizado en Buenos Aires, se efectuó la elección del nuevo Presidente del Directorio: Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas del Ecuador; como sucesor de su homólogo Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia.

Se presentó el balance general del 2019, en el que sobresale la aprobación de más de US$13.000 millones para apoyar el bienestar de la población y el desarrollo en la región. También se aprobaron operaciones por US$100 millones para el Proyecto de pavimentación de la Ruta Puerto Indio – Empalme Supercarretera (Itaipú) en el departamento de Alto Paraná en Paraguay para promover la integración con Brasil; y US$200 millones para el Programa sectorial de enfoque amplio para el desarrollo del transporte aéreo y marítimo y de la infraestructura turística en Trinidad y Tobago.