La compañía, que dominó el mercado fotográfico por décadas, quiere volver del olvido con KodakOne, una nueva plataforma que permite licenciar y vender imágenes.

Diario Financiero - Santiago

La locura con las criptomonedas ha llegado a tales niveles que incluso podría ayudar a revivir a antiguos gigantes corporativos que habían quedado en el pasado. Ese parece ser el caso de Kodak, el líder mundial en equipamiento fotográfico a comienzos de la década de 2000 y que fue arrasado por el surgimiento y expansión de las cámaras digitales y los smartphones.

La firma, que en 2012 entró en un proceso de reestructuración por quiebra, sigue vive, aunque ahora es solo una sombra de lo que llegó a ser en su apogeo.

Pero su nueva asociación con el sector de las monedas virtuales está inyectando nueva vida a la compañía, cuyas acciones llegaron a dispararse 70%.

El salto, que a esta hora se modera a 45%, se produjo luego de que Kodak anunciara que ha utilizado la tecnología de cadenas de bloques o blockchain -que está en la base de las criptomonedas como bitcoin- para crear una nueva plataforma de fotografías digitales, que cuenta con su propia moneda vitual.

La empresa que salió de la quiebra en 2013 la bautizó como Kodakcoin y fue desarrollada en conjunto con la firma Ween Digital.

El sitio KodakOne ofrece a los fotógrafos la posibilidad de licenciar su trabajo y recibir pagos por él, según informaciones difundidas por la cadena CNBC.