Según la más reciente encuesta de Reuters-Ipsos hay empate en florida y Carolina del norte donde se disputan el voto católico y latino

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co

Con el primer debate televisivo entre Joe Biden y Donald Trump por la Casa Blanca se puede decir que inicia de manera oficial la carrera por la presidencia de los Estados Unidos.

El encuentro tendrá lugar en la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, a las 9:00 p.m. hora Colombia. En esta oportunidad tendrá la presencia de un único moderador, diferente a los años anteriores, que fue seleccionado por la Comisión de Debates Presidenciales, que desde su rol no partidista, se ha dedicado a mediar y estructurar los encuentros entre candidatos desde 1987.

Así las cosas, los contendores llegan a este primer encuentro de la siguiente manera: según la firma británica Survation, 60% de los inversionistas creen que Biden derrotará a Trump en las elecciones del próximo 3 de noviembre. Sin embargo, de ser este el caso, el panorama para la economía americana no es muy favorable; según Henry Cancelado de la Escuela Superior de Guerra, la victoria de Biden sobre Trump podría tener un impacto negativo en las acciones estadounidenses y potencialmente sobre el dólar, teniendo en cuenta lo que ocurra de cara a las elecciones del Congreso.

Por otro lado, prevé que de quedarse Trump en cabeza de la Casa Blanca, manteniendo el actual Senado y con un eventual triunfo de los Republicanos sobre los Demócratas en la Cámara, se podría prever un repunte en el mercado accionario.

Ahora bien, la misma encuesta muestra que 48,4% de los encuestados espera que los Republicanos retengan el Senado y 43% espera una victoria Demócrata; por su parte, 8,6% del restante predice un empate.
Si bien las encuestas ponen al candidato demócrata unos puntos arriba del Presidente Trump, la realidad es que la puja electoral cobra matices más intensos en seis de los 52 estados del país, según la encuesta de Ipsos y Reuters.

Por ejemplo en Michigan y Wisconsin, Biden adelanta a Trump por cinco puntos porcentuales, mientras que en Arizona, la diferencia es de solamente un punto, liderado por el demócrata.

En estados con alto impacto en votos como Florida y Carolina del Norte, el pulso electoral se mantiene estable o en un empate con 47% de apoyo para ambos candidatos. Allí mismo, es decisivo el apoyo que logren por parte de la comunidade latina de Florida y el voto del catolicismo imperante en el país. Así Biden llega con una leve ventaja a su mano a mano verbal.