.
GLOBOECONOMÍA Jean-Claude Juncker admitió errores en las leyes fiscales de Luxemburgo
viernes, 28 de noviembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ahora en el ojo del huracán por el laxo régimen fiscal de Luxemburgo, sostiene que desearía haber cambiado las leyes que llevaron a acuerdos cuestionables con multinacionales cuando era primer ministro del Gran Ducado.

En sus comentarios más extensos sobre la controversia que se desató este mes, Juncker defendió la búsqueda por parte de Luxemburgo de empresas del exterior “con orientación de futuro”, y asegura que era parte de una estrategia para diversificar una economía que se había vuelto cada vez más dependiente de una “monolítica” industria bancaria.

Sin embargo, el presidente de la Comisión Europea reconoció que las regulaciones fiscales, que han sido objeto de un intenso escrutinio desde que la filtración de unos documentos revelaran que muchas empresas extranjeras con operaciones en Luxemburgo las utilizaban para pagar unos impuestos insignificantes sobre sus beneficios, deberían haber sido más minuciosamente analizadas.

«Haría exactamente exactamente lo mismo porque no teníamos otra opción que diversificar nuestra economía», señaló Juncker a los periodistas. “Pero habría mirado más cuidadosamente estas regulaciones fiscales”.

“Todo el mundo sabía que estas normas fiscales existían en Luxemburgo y existían en otros países, y yo habría cambiado la ley para permitir que el ministro de Finanzas pudiera participar en ello, cosa que nuestra ley no permite”, dijo. “En otros países los ministros de finanzas toman decisiones”, añadió.

Las observaciones de Juncker se produjeron antes de que el Parlamento Europeo rechazara abrumadoramente una moción de censura, que le habría obligado a dimitir por el caso menos de un mes después de asumir el cargo. Las revelaciones han supuesto un comienzo difícil para su Ejecutivo y han despertado ciertas preocupaciones sobre su capacidad para gestionar la Comisión de forma efectiva.

Juncker insistió en que la moción de confianza, con el apoyo de sólo 101 de 650 diputados presentes, y las revelaciones sobre las normas fiscales no dañarán su mandato. De esta forma señaló que Jacques Delors, ampliamente considerado como el más poderoso presidente de la comisión, también tuvo que soportar mociones de censura.

La Comisión Europea tomará hoy la primera decisión de alto contenido político del mandato de Juncker: si actúa contra Francia e Italia por violar las normas presupuestarias de la Unión Europea (UE). Francia ha abandonado unilateralmente su promesa de reducir su déficit por debajo del mandato de la UE de 3% del PIB el próximo año.

Sin embargo, Juncker aseguró que daría a Roma y París otros tres meses para poner en orden sus cuentas, antes de pasar a las sanciones. “Tomé la decisión de no sancionar, porque eso sería fácil: tienes normas, aplicas las normas, sanciones, penas, multas. He tomado otra decisión”, indica, para añadir que le ha pedido a Matteo Renzi, primer ministro de Italia, y François Hollande, el presidente de Francia, que accedan a un calendario detallado de reformas económicas que deberían implementar.

“Esto no va solo de promesas”, añadió. “En lo que yo insistía durante las conversaciones, y he tenido tres o cuatro en las últimas seis semanas con Hollande y Matteo Renzi, es que yo no solo quiero promesas sino un calendario claro, con indicaciones claras de cuándo los gabinetes nacionales aplicarán reformas, cuándo los Parlamentos deben adoptar las reformas”.

La decisión de dar una tregua a París y Roma será probablemente bienvenida por los países del sur de la eurozona que han puesto sus esperanzas en que Juncker modifique las políticas económicas de austeridad que han caracterizado el mandato de su predecesor, José Manuel Barroso. Pero Junker insistió en que aun así reclamará una disciplina fiscal y apuntó que la evaluación de la Comisión de Francia sería particularmente dura. “Estas recomen daciones no serán muy amistosas para al menos uno o dos países, porque tenemos que decir la verdad públicamente”, señaló. Aunque Juncker no dijo si sus políticas serían diferentes a las de Barroso, el presidente de la Comisión dijo creer que su estilo sí lo sería.

Juncker ha tenido que hacer frente a las dudas sobre la reputación de Luxemburgo como paraíso fiscal desde que se postuló para presidir la Comisión Europea en marzo. Pero el escrutinio se ha intensificado desde que se filtraran las actas fiscales al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. Luxemburgo ya está siendo investigada por la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vestager, por las condiciones fiscales concedidas a Amazon y Fiat cuando Juncker era primer ministro.

Juncker mostró su frustración de que Luxemburgo sea el foco de atención, argumentando que otros gobiernos, incluyendo Países Bajos e Irlanda, que también son parte de la investigación de la Comisión, han sido igualmente agresivos reclutando multinacionales.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Tecnología 27/09/2021 Google contraataca orden antimonopolio de Unión Europea sobre dispositivos

Abogados de la tecnológica dijeron que la Comisión Europea cometió un error al exigir cambios a contratos "anticompetitivos".

Alemania 26/09/2021 Alemania inicia elecciones que marcan el fin de la era Merkel tras 16 años en el poder

Los últimos sondeos presentan una leve ventaja de uno o dos puntos para el Partido Socialdemócrata, por delante del bloque conservador de la canciller

Contenido patrocinado 25/09/2021 Invertir en mercado inmobiliario de Detroit puede dar rentabilidades de hasta 15%

La ciudad estadounidense destaca porque los valores de mercado siguen siendo mucho más bajos que en otros estados

MÁS GLOBOECONOMÍA