La República Más

El segundo mayor productor de la OPEP se ha enfrentado a una creciente presión para mejorar su cumplimiento

Bloomberg

Irak se comprometió con recortes más profundos en la producción de crudo después de una llamada telefónica entre el ministro de Petróleo del país y su homólogo saudí el jueves.

El segundo mayor productor de la Opep, que se ha demorado en cumplir con las cuotas de producción de petróleo, se ha enfrentado a una creciente presión para mejorar su cumplimiento a medida que la paciencia del grupo se agota. De igual forma, el país no logró su objetivo de recorte de producción en mayo y junio, y retiró solo 11.000 barriles por día el mes pasado, según datos de seguimiento compilados por Bloomberg.

Los dos países emitieron una declaración conjunta —una medida inusual hasta hace poco— en la que el ministro de Petróleo Ihsan Abdul Jabbar prometió que Irak reducirá la producción en 400.000 barriles adicionales por día en agosto y septiembre. Esto se suma a un compromiso anterior de recortar 850.000 barriles por día cada mes.

Cumplir con estos “recortes de compensación” asignaría a Bagdad un objetivo de 3,4 millones de barriles por día para este mes y el próximo, muy por debajo de los 3,79 millones que una encuesta de Bloomberg estima que bombeó en julio.

“Los dos ministros destacaron que los esfuerzos de los países de la Opep+ por cumplir con los recortes de producción y los recortes adicionales bajo el régimen de compensación mejorarán la estabilidad del mercado del petróleo, ayudarán a acelerar el reequilibrio de los mercados mundiales del petróleo y enviarán una señal constructiva al mercado”, se lee en el comunicado conjunto.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados han estado haciendo recortes récord en la producción para compensar la pérdida de demanda causada por la crisis del coronavirus. La estrategia ha dado sus frutos, triplicando los precios del crudo desde el mínimo de dos décadas alcanzado a fines de abril hasta aproximadamente US$45 por barril.

Sin embargo, el cumplimiento de los recortes prometidos ha sido mixto entre los 23 miembros de la coalición. Países como Arabia Saudita implementan restricciones adicionales y otros como Irak y Nigeria incumplen sus compromisos.

Las cuotas establecidas por la Opep+ han irritado a Irak, que en los últimos años ha argumentado que debería haber permanecido exento mientras reconstruía su economía y su industria petrolera tras décadas de conflictos y sanciones.

Las tensiones financieras a las que se enfrenta en casa se han intensificado nuevamente este verano, ya que el Gobierno no ha proporcionado un suministro de electricidad adecuado mientras las temperaturas alcanzan récords devastadores, lo que ha impulsado protestas callejeras en Bagdad.

Los ministros clave de la Opep+ celebrarán una reunión en línea para revisar su estrategia el 18 de agosto. El tema del cumplimiento deficiente ha figurado en las reuniones recientes e incluso ha provocado fuertes reproches de los saudíes, según los delegados.