RIPE:
EL ECONOMISTA

Más de 70 entidades institucionales participaron con el fin de lograr un proceso más eficiente para crear portafolios sostenibles

El Economista - Ciudad de México

Los inversionistas que administran activos en México por alrededor de 6.1 billones de pesos mexicanos (US$276.308 millones) se unieron para solicitar que dentro de los riesgos financieros se considere también a los riesgos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG o ESG por su sigla en inglés), con la finalidad de lograr un proceso de inversión más eficiente para crear portafolios sostenibles.

Hoy se dará a conocer la Declaratoria de Inversionistas, impulsada por el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV), donde invitan a las emisoras a que divulguen información ASG a través de una metodología en consenso.

Más de 70 inversionistas institucionales firmantes consideran que “el cambio climático es el mayor riesgo para la comunidad global en términos de impacto y probabilidad de ocurrencia y para cumplir con lo establecido en el Acuerdo de París, es necesario reducir las emisiones de efecto invernadero un 45% para el 2030 respecto al 2010 y ser iguales a cero en el 2050. De no hacerlo, las consecuencias para el planeta serán catastróficas e irreversibles”.

Establecen que México es uno de los países más vulnerables a los riesgos climáticos por sus condiciones geográficas y socioeconómicas. Y que “la situación es urgente y demanda acciones contundentes por parte de todos los actores involucrados. El sector financiero tiene un rol clave en la transición ordenada hacia una economía baja en carbono, contribuyendo en la mitigación de riesgos y el aprovechamiento de oportunidades que presenta el cambio climático a través de la incorporación de criterios ambientales en sus estrategias de inversión”, según un documento en manos de El Economista.

El grupo de firmantes, entre los que se encuentran: afores, aseguradoras, fondos de inversión, asset management, gremios (Amafore, Amib, Amis y Amai), las dos bolsas de valores (BMV y Biva) y otras instituciones, especifican la necesidad de producir un análisis robusto de las implicaciones climáticas para los portafolios de inversión con información de calidad que esté estandarizada de acuerdo a la industria por parte de las emisoras de deuda y capital.

Por su parte, Samantha Ricciardi, CEO de BlackRock México comenta que “cada vez más inversionistas están eligiendo estrategias de inversión ASG en sus portafolios, gracias a que comienzan a ver el valor y los beneficios que esto tendrá en el largo plazo”.

Lea la nota completa aquí.