RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La startup de delivery o domicilios fue fundada en Estados Unidos en 2012 y ya acumula un valor de mercado de US$13.700 millones

Diario Financiero - Santiago

El ingreso de Cornershop al mercado del delivery de supermercados en Estados Unidos enfrenta su primer obstáculo legal y no es contra cualquier actor.

La eventual batalla legal es nada más y nada menos que contra la principal aplicación de esta industria en ese país, que cuenta con más de 50% de participación, según datos de Second Measure.

Instacart nació en San Francisco, en 2012, y hoy es liderada por Apoorva Mehta como su CEO. Ya opera en 5.500 ciudades en EE.UU. y en Canadá, en asociación con más de 350 minoristas que tienen más de 25.000 tiendas de abarrotes, incluyendo Albertsons, Aldi, Big Lots, C&S Wholesale Grocers, Costco, CVS Health, Petco, Sam's Club, Staples US y Target Corporation, entre otros.

Para junio de este año, en plena pandemia, la firma logró casi duplicar su valor de mercado a través de una nueva ronda de financiación hasta los US$13.700 millones.

Esa cifra equivale, por ejemplo, al precio que Amazon pagó por Whole Foods Market en 2017, e implica que Instacart es más valiosa que la startup de delivery de comidas DoorDash.

Tan sólo en abril, había aumentó las ventas en más de 500%, en comparación con el mismo período del año pasado.

Su oferta, que ha sido seguida por otras nuevas firmas en el resto del mundo, se basa mostrar productos en la página web y la aplicación móvil, para que los usuarios paguen a terceros -en este caso, los "compradores"- para que les lleven a sus casas los alimentos que se venden en tiendas físicas.

Un mercado en auge

Con la llegada de la pandemia, son cada vez más los negocios que han tenido que apostar por el comercio online y apoyarse en startups que apoyen la última milla.

A inicios de junio, precisamente Uber y Cornershop anunciaron una alianza que les permite operar desde la misma plataforma. Con ello, piensan terminar de expandirse en el mercado estadounidense, luego de instalarse recién en mayo en dos ciudades de Texas -Austin y Dallas- y limitadamente en Miami.

Poco antes, Just Eat Takeaway acordó comprar la firma de delivery estadounidense Grubhub por US$7.300 millones en un acuerdo de acciones, una prima de más de 60% del valor de mercado de la compañía a mayo. Por su parte, DoorDash también ha buscado recaudar nuevos fondos para aumentar su valor.

Ahora, Cornershop deberá además enfrentar esta demanda que introdujo este jueves Instacart en Texas, acusando que la startup chilena "robó imágenes de productos originales estéticamente agradables" en los escaparates virtuales de su catálogo.

Con ello, evitó las "inversiones sustanciales" necesarias para crear su propia oferta de productos, proceso por el cual sí pasó Instacart desde su creación.

Lea el artículo aquí.