RIPE:
EXPANSIÓN

La empresa no prevé la vuelta al crecimiento durante el próximo ejercicio, donde se puede dar una desaceleración de la caída

Expansión - Madrid

La cervecera, dueña de marcas como Heineken, Cruzcampo o Amstel asegura que está creciendo por encima del mercado en el canal de alimentación, aunque el aumento no compensa las caídas en hostelería, por lo que el año será malo tanto para la empresa como para el sector.

La crisis sanitaria y económica generada por el covid-19 no sólo está generando consecuencias para el sector cervecero en el canal de hostelería, sino también en el de alimentación. "La cerveza es la segunda categoría de alimentación envasada que más crece en alimentación, con un alza en valor de 23,5%, el doble que la media de 10,5% a la que avanza el segmento de envasados", ha indicado hoy Heineken, en un encuentro con medios.

La cervecera explica que este alza es superior en su caso, ya que la empresa está creciendo por encima del mercado, lo que le está llevando a ganar cuota, aunque en ningún caso compensa la pérdida de negocio generada en la hostelería. "No va a ser buen año ni para el sector ni para nosotros", indican desde Heineken.

La empresa no prevé la vuelta al crecimiento durante el próximo ejercicio, donde se puede dar una desaceleración de la caída y una mejora del mercado a partir del segundo trimestre, pero no una recuperación del negocio perdido.

Polarización del mercado

Mientras que eso ocurre, la cervecera sigue centrada en apoyar a sus socios de la hostelería y en reforzar su posicionamiento en el canal de alimentación, donde asegura que está tratando de aprovechar todas las oportunidades que surgen para crecer.

La principal tendencia en el canal de alimentación que ve la empresa es que "se está produciendo una polarización en el consumidor, como ya ocurrió en la anterior crisis económica".

Esta circunstancia se traduce en que las cervezas premium, que "ya suponen 25% del mercado en volumen y 40% en valor, están creciendo a un ritmo de 35% en el año", más de 10 puntos por encima de la media de la categoría.

En paralelo, también están creciendo por encima de la media, aunque ligeramente por debajo del segmento premium, las cervezas de bajo precio, entre las que se encuentran las de marca blanca. "El segmento que peor se está comportando es el mainstream, es decir, aquellas cervezas que no están ni en la parte superior ni inferior en la escala de precios", asegura la cervecera.

El grupo ha indicado que está tratando de lograr una mayor presencia en las cadenas de surtido corto, como Mercadona o Aldi, para elevar su peso en el canal de alimentación, especialmente ante un contexto de crisis económica en la que estas cadenas pueden ganar cuota de mercado en los próximos meses.

Además, Heineken se dispone a expandir el ámbito de actuación de algunas de sus marcas, como El Águila, que ahora se concentra en Madrid y Valencia, pero que la cervecera quiere extender por nuevos mercados durante los próximos meses.