En el ranking QS también se destacaron las instituciones estadounidenses Stanford University y Massachusetts Institute of Technology

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

QS Quacquarelli Symonds publicó el ranking de las mejores universidades de Estados Unidos. En esta entrega Harvard University, Stanford University y Massachusetts Institute of Technology (MIT) se ubicaron en los tres primeros lugares de la lista, gracias a los puntajes que alcanzaron en materia de excelencia, equidad, empleabilidad e internacionalización.

Estos resultados se traducen en que “Harvard produce la investigación más impactante de Estados Unidos y los graduados más empleables”, reseñó QS en la más reciente entrega. Otras de las universidades que se encuentran en el top 10 de este ranking son University of California, Berkeley, Columbia University, University of California, y otras (ver gráfico).

Esta clasificación tiene como fin “evaluar qué tan bien están respondiendo las universidades a los desafíos sociales, intelectuales y económicos de nuestro tiempo”, señaló en un comunicado la compañía que también aclaró que las instituciones son evaluadas de acuerdo con el rendimiento de su investigación y los resultados profesionales.

LOS CONTRASTES

  • Nunzio QuacquarelliFundador y CEO de QS

    “QS ha estado encuestando a futuros estudiantes universitarios desde el comienzo de la pandemia mundial. Ellos han compartido su visión sobre sus planes”.

Otro de los indicadores clave que tiene en cuenta el listado es el impacto que tienen las instituciones en la comunidad y cómo intentan fomentar la equidad, por lo que Quacquarelli Symonds tiene en cuenta la brecha salarial de género, la diversidad de género del profesorado, entre otros factores relacionados. A esto también se le suma que la compañía evalúa cómo las instituciones educativas han venido trabajando e implementando los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Sobre los resultados de la clasificación en medio de la coyuntura actual, el CEO de QS, Nunzio Quacquarelli, dijo que “aunque los efectos de covid-19 en la educación superior resonarán en los años venideros, nuestra investigación en curso revela que los estudiantes no están disuadidos de perseguir sus objetivos educativos”.