Estados Unidos y países de la Unión Europea anticipado que desconocerán el resultado de la elección del domingo

Reuters

Brasil se unió el lunes a un grupo de naciones que cuestionan la legitimidad de las elecciones legislativas celebradas en Venezuela, en las que el gobernante partido socialista logró el control del parlamento aunque con una afluencia de votantes menor a la esperada, según datos oficiales preliminares.

El comunicado de Brasil declaró que los otros países que denunciaron la elección en una carta conjunta fueron Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía.

Estados Unidos y países de la Unión Europea anticipado que desconocerán el resultado de la elección del domingo, argumentando que fue un proceso sin transparencia ni igualdad de condiciones para los opositores. Esas naciones seguirán reconociendo como líder legítimo de Venezuela al actual jefe del Congreso, Juan Guaidó.

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela dijo el lunes que el 67,6% de los 5,2 millones de votos emitidos fueron para una alianza de partidos llamada Gran Polo Patriótico, que respalda al presidente Nicolás Maduro. En la votación solo participó el 31% de los votantes.

En la contienda estaban inscritos unos 20,7 millones de venezolanos para elegir a 277 diputados por un período de cinco años a partir del 5 de enero.

En los comicios legislativos de 2015, la oposición obtuvo la mayoría de los escaños con una participación del 76% de los electores, y si bien el partido gobernante cargó con la derrota, su caudal de votos fue de más de 5 millones de boletas en esa oportunidad.

Los resultados devuelven a Maduro el control del congreso a pesar del colapso de la economía y de los servicios básicos, una agresiva campaña de sanción por parte de Estados Unidos y un masivo éxodo migratorio.

La autoridad electoral no precisa en un primer boletín cuántos curules tiene el oficialismo en el nuevo Parlamento. Solo nombró a una docena de candidatos del partido gobernante que resultaron elegidos diputados como la esposa de Maduro, Cilia Flores, y Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela.

La oposición comenzó el lunes una consulta a la población en rechazo al gobierno y las parlamentarias.