RIPE:

Gabinete económico dispuso que la ayuda solo alcanzará a sectores críticos, el resto de empresas deberá recurrir a préstamos subsidiados

Cronista - Buenos Aires

El Gobierno de Argentina definió ajustar el gasto asociado a contenerlos efectos adversos de la pandemia en la economía al acotar el alcance del Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), lanzado allá por abril cuando la actividad tocó su piso como consecuencia del aislamiento decretado para frenar el despliegue del coronavirus en la Argentina.

Si bien Alberto Fernández y varios de sus funcionarios prometieron mantenerla asistencia al menos hasta n de año, el gabinete económico que sesiona semanalmente en la Casa Rosada precisó este miércoles que el salario complementario, el "caballo de batalla" del programa, continuará solo disponible para empresas de sectores rotulados como "críticos", por no haber logrado reabrir o bien por una demanda deprimida. El resto de las empresas pertenecientes a actividades con facturación afectada podrán continuar valiéndose de otros instrumentos del programa.

Las empresas que en noviembre podrán seguir solicitando al Estado que subsidie el pago de la nómina son aquellas que declaran ante la AFIP actividades ligadas a la cultura, entretenimiento, turismo, gastronomía, esparcimiento, transporte de larga distancia, salud, peluquerías y jardines maternales, según recoge el Cronista.

A este universo, en la séptima edición del ATP (ATP 7)se les cubrirá la mitad de los haberes de sus empleados, pagando entre uno y un cuarto de salario mínimo, y con tope de dos SMVM, habida cuenta de la suba del 12% sobre el haber básico acordada semanas atrás en el marco del Consejo del Salario, y que empieza a regir ahora.

Bajo estos supuestos, el Gobierno calcula que efectuará en noviembre 500.000 pagos parciales de haberes de trabajadores registrados en el sector privado, lo que supone una baja sustancial respecto de 1,3 millones de retribuciones pagadas efectivamente en agosto.

Lea la nota completa aquí.