Las remesas serán uno de los factores afectados para los países en desarrollo. La informalidad agrava la situación en estos lugares

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Con cuarentenas obligatorias y el cierre de los comercios, el riesgo de desempleo indefinido es una realidad que golpea a todo el mundo, pero en las naciones emergentes se ha vuelto un desafío a la hora de preguntarse cómo proteger a la población de los efectos adversos del Covid-19. Debido a ello, el tema central de los países en desarrollo es encontrar la forma de entregar liquidez a las empresas y las personas.

Ricardo Hausmann profesor de Economía del desarrollo en Harvard Kennedy School considera que los países subdesarrollados tienen unas ventajas como que sus economías son menores pero también tienen problemas para solventar los gastos por lo que tratar de generar ingresos para todos es fundamental.

Una de las regiones que ya empezó a implementar una estrategia de acción fue el cono sur. El decano de Economía de la Universidad Católica de Chile, José Miguel Sánchez, mencionó que en el caso del país Sebastián Piñera dijo que se echará mano a fondos que se habían ahorrado durante mucho tiempo.

“La disciplina fiscal chilena ahora la vemos. Tenemos fondos soberanos que gastaremos en el paquete de medidas más grande de la historia, incluso mayor que el de 2008 y 2009, pues constará de US$11.700 millones en primera etapa”, afirmó.

El problema más grave que percibe Sánchez está relacionado con el desempleo. Ante la incertidumbre que rodea el avance de la pandemia, los periodos que la gente tendrá que aguantar sin empleo son indeterminados, por lo que las tasas pueden llegar hasta 20% en naciones emergentes.

No obstante, el académico invitó a no hacer generalizaciones, pues las condiciones económicas son distintas en las naciones en vía de desarrollo, por lo que “hay países mejor preparados que otros”.

LOS CONTRASTES

  • José Miguel SánchezDecano de Economía U. Católica de Chile

    “Si hay algo claro es la incertidumbre, y es obvio que las monedas sean muy volátiles, en particular el dólar. Va a fluctuar aún más porque EE.UU. es el país con más casos”.

Otro tema que ha generado preocupación en los estados emergentes es la fluctuación del dólar. Sin embargo, Sánchez recalcó que hay que dejarlo fluctuar porque, en estos momentos de incertidumbre, es difícil saber qué pasa con las distintas monedas alrededor del mundo.

“Si hay algo claro es la incertidumbre, y es obvio que las monedas sean muy volátiles, en particular el dólar, que es un activo refugio. Además, va a fluctuar todavía más porque EE.UU. es, hoy día, el país con más casos de Covid-19 en el mundo”, dijo.

En cuanto a las naciones con alta dependencia de las remesas, el experto afirmó que la pandemia va a afectar en la medida en que la mayor parte de los casos reciban dinero de EE.UU., pues las restricciones que se están imponiendo con los envíos desde ciertos estados hacia otros países harán que la capacidad de generar remesas se vea limitada, disminuyendo notablemente las fuentes de ingresos de países como Haití, Nepal, El Salvador, Honduras o Jamaica.

Otro factor a tener en cuenta es la demografía de las naciones emergentes, donde una gran parte de la población vive de la economía informal, factor que dificulta el desarrollo de políticas públicas a la hora de dar ingresos.

La recuperación será rápida si se logra contener el número de infectados

Contrario a los largos periodos de recuperación que se han visto en las anteriores crisis económicas que ha enfrentado el mundo, Sánchez cree que en esta ocasión será diferente al “no ser una crisis real”, debido a que no ha habido destrucción de capital en ninguna parte del mundo. “Cuando esto pase, las economías se van a recuperar muy rápido. En ese sentido, es una buena noticia si logramos pasar este periodo, pero dependerá de cuándo logremos controlar esto. El capital está ahí, pero está parado, y se puede activar en cualquier momento”.