RIPE:

El FMI adjudicó la crisis a la "incertidumbre sobre las políticas domésticas" la caída de los bonos argentinos

Cronista - Buenos Aires

El Fondo Monetario Internacional (FMI) lanzó dos duras advertencias hacia la Argentina. Por un lado, que el Gobierno dispondrá de "medidas adicionales" para estabilizar el contexto macroeconómico. Por el otro, que su PBI caerá este año -tal como ya había previsto- aunque hasta un 11,8%, lo que marca una situación mucho más grave que el 5,7% que se había anticipado en abril y el 9,9% de junio.

También mantuvieron las proyecciones para 2021 en 4,9% y empeoraron las regionales, que desde el 4,4% proyectado en abril, pasaron al 3,9% en junio y ahora se redujeron al 3,6%. Así lo expuso el director para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, quien sostuvo que "ahora el Gobierno
está en el proceso de anunciar medidas adicionales de mediano plazo que sean congruentes y consistentes con la estabilidad macroeconómica y el crecimiento inclusivo".

Sin embargo, el directivo precisó que ese programa "tiene que lograr un balance apropiado entre el cuidado de la situación social y el crecimiento económico" para que sea aprobado por el organismo internacional.

"En la medida en que se llegue a una visión común, si es conducente a la estabilidad macro y al crecimiento sostenido, será apoyado con un programa financiero del Fondo", dijo al presentar el trabajo Perspectivas
Económicas para las Américas.

Por otra parte, el ejecutivo armó que "la reestructuración de la deuda privada es un hito importante que la da viabilidad futura a las finanzas públicas" y celebró que el Gobierno esté buscando "un consenso amplio" para el
programa económico, además de la viabilidad técnica.

El trabajo destaca también que la mayor duración y profundidad de la pandemia no afectará económicamente a todos los países por igual. En este sentido, dice que las perspectivas de crecimiento son mejores para México y
Brasil, por ejemplo, que para la Argentina.

El FMI adjudicó a la "incertidumbre sobre las políticas domésticas" la caída de los bonos argentinos. Allí, sostiene que si bien "los precios de los bonos se recuperaron al concluirlos procesos de renegociación de la deuda,
disminuyeron recientemente reflejando, en parte, incertidumbre sobre las políticas domésticas".

Sin embargo, consideró que la Argentina y Ecuador" emprendieron una exitosa reestructuración de su deuda soberana en 2020, en medio de crecientes preocupaciones acerca de la sostenibilidad de la deuda y de presiones financieras".

El organismo destacó también que las reestructuraciones de deuda aliviarán los pagos durante la próxima década en US$33.300 millones en el caso de la Argentina.

Y prevé que reduzcan la relación deuda pública/PBI al 40% en el país. Además, señala que no actualizará por ahora las proyecciones para la Argentina porque "en gran medida están vinculadas a las negociaciones aún en curso sobre el programa".