Según los datos de la Ocde más de 80% de los activos financieros del mundo están en bancos o instituciones financieras

Sebastián Montes

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) presentó el informe ‘Perspectiva global del financiamiento para el desarrollo sostenible’ con el propósito de encontrar nuevas formas de inversión para la población y el planeta. Sin embargo, detalló dos obstáculos que se deben tener en cuenta para lograr los objetivos trazados en 2021 y dentro de la agenda 2030.

En primer lugar, la organización advirtió que la financiación global no alcanza suficientemente a los países más necesitados, pues solo 20% del total llega a las naciones en desarrollo, que albergan 84% de la población mundial.

El secretario general de la Ocde, Ángel Gurría, también destacó que, debido a la pandemia de covid-19, los países en desarrollo han tenido el golpe más duro, pues 90 de 122 naciones emergentes están en recesión económica, el número más alto desde la II Guerra Mundial. A su vez, la pobreza extrema está en aumento por primera vez en dos décadas.

Para avanzar, el ejecutivo aseveró que los recursos sostenibles deben ser utilizados para ese fin, ya que esta anomalía representa el segundo obstáculo a solucionar. De acuerdo con cifras oficiales, alrededor de US$30 billones son catalogados como tal pero no es claro cuánto dinero de ese total se utiliza para dicho fin.

“Antes del virus, los países tenían un hueco financiero de US$2,5 billones que se agravó con la respuesta a la pandemia y que puede aumentar US$1,7 billones, que sería un alza de 70% y dejaría las cifras en US$4,2 billones. A su vez, la financiación externa a los países en desarrollo puede caer hasta US$700.000 millones”, dijo.

A pesar de la preocupación que genera el panorama, el directivo puntualizó que los billones necesarios para dar marcha a iniciativas que contribuyan a los objetivos de desarrollo sostenible ya están dentro del sistema financiero.

“Más de 80% del total de los activos del mundo están en poder de los bancos e instituciones financieras y están avaluados en más de US$379 billones. Han crecido alrededor de 5,9% en promedio por año desde 2012. Tomar 1%, alrededor de US$3,8 billones, sería suficiente para frenar ese hueco creciente”, señaló el directivo, el FEM también resaltó estas opciones.