La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Solano Vargas - msolano@larepublica.com.co

Uno de los primeros en reaccionar fue Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, quien no solo solicitó a su Representante Especial, Jean Arnault, que viaje nuevamente a  La Habana para continuar sus consultas con las partes, sino que invitó a hacer todo lo necesario para mantener la calma y evitar un retorno a la violencia.

El funcionario de la ONU comentó que “después de más de cinco décadas de guerra, el pueblo de Colombia no merece menos”. Indicó que el camino para la paz sigue, “por lo que ningún colombiano que se haya comprometido a ello, debe sentirse desalentado”. 

Otro de los entes internacionales en pronunciarse fue el Parlamento Europeo, también conocido como Eurocámara. Pidió que siguiera el diálogo por la paz en Colombia y se comprometió a ayudar en ese cometido.

Además, este organismo elogió el desarrollo que tuvo el plebiscito, al que llamaron “transparente consulta popular”.  “Ahora todo el mundo debe estar a la altura de las circunstancias para que la voluntad común de la paz pueda aplicarse a la satisfacción de todas las partes, pero fundamentalmente a la satisfacción del pueblo colombiano”, dijo Luis de Grandes, eurodiputado del grupo del Partido Popular Europeo. 

Por otro lado, Matteo Renzi, jefe del gobierno italiano, calificó el resultado como “triste”. Y manifestó que el presidente, Juan Manuel Santos hizo un buen gesto con el proceso.  

Los presidentes de Argentina y Brasil, Mauricio Macri, y Michael Temer, respectivamente, también hablaron de lo sucedido. Estaban reunidos ayer para discutir sus agendas conjuntas y se refirieron a la mínima diferencia en las votaciones,  reiteraron que creen que la paz se puede dar en Colombia.