Justamente, la deuda high yield pegó un salto de casi 9% desde el anuncio

Cronista - Buenos Aires

La semana pasada, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) anunció que comprará bonos de alto rendimiento (high yield) de su país para poder sostener la liquidez en el mercado y paliar la fuerte crisis de deuda corporativa. Esto fue bien recibido porlos inversores. Tal es así que los índices de deuda corporativa de high yeild reaccionaron al alza, haciendo que su tasa de interés caiga.

Esto tuvo, a su vez, un impacto positivo en la deuda emergente y desde el mercado señalan que, con esta medida, la Fed estaría beneficiado de manera indirecta a la Argentina de cara a la reestructuración de la deuda. Sin embargo, también remarcan que el deterioro de las variables nancieras son tan grandes que la mejora en la tasa global no es compensada por el empeoramiento de las variables macroeconómicas recientes.

Desde que la Fed anunció que iniciará la compra de deuda de alto rendimiento, los índices de bonos reaccionaron al alza. Justamente, la deuda high yield pegó un salto de casi 9% desde el anuncio. A dicha suba, la acompañaron los bonos corporativos de grado de inversión (la mejor calidad crediticia), avanzando un 5,6% y la deuda emergente en dólares, rebotando un 4,2%.

Si se toma como punto de partida el inicio de recuperación,se observa que desde el piso hasta los valores actuales, la deuda de alto rendimiento sube un 17%, los bonos de grado de inversión avanzaron un 23% y la deuda emergente un 12%. La tasa de interés caen cuando los bonos suben y este rebote, impulsado por las compras de bonos de alto rendimiento de la Fed, podría beneficiar de manera indirecta a la Argentina de cara a la reestructuración de la deuda.

“La Fed no va a comprar cualquier deuda de alto rendimiento sino que adquirirá deuda cuya calificación de riesgo haya sido de investment grade hasta el 22 de marzo y que haya caído a high yield por efecto de la pandemia del coronavirus. Por ejemplo, pueden ser bonos de compañías como Ford que cayó en high yield durante marzo. No solo son nombres de empresas medianas,sino grandes compañías. De hecho, marzo fue un mes récord de bonos que pasaron a ser ´fallen angels´con u$s 90.000 millones de deuda corporativa que cayó a high yield”, armó.

Más allá de eso, Max agregó que esa noticia fue bienvenida por el mercado ya que la señal es que la Fed va comprando deuda cada vez de menor calidad para soportarla situación. A su vez, el head de asset management de Criteria entiende que dicha novedad es una buena noticia de manera indirecta para Argentina.

“Es una buena noticia para los mercados emergentes de manera indirecta ya que hay correlación con los spreads a nivel global. Por consecuencia, al final del día, también termina siendo relativamente beneficioso para Argentina, aunque de manera muy marginal”,señaló. Una visión similar fue expuesta por Fernando Marull, economista y director de la consultora Marull y Asociados,
quien entiende que la política de la Fed mejora el contexto de los emergentes y de manera indirecta a la oferta de canje de la deuda argentina.

“Al comprar high yield, que estaban rindiendo 10%, lo puede hacer bajar entre 300 a 400 puntos básicos. Esto compite con la deuda emergente, por lo que si baja la tasa de bonos de high yield, posiblemente se vea reflejado en la curva emergente e indirectamente mejora la exit yield de la oferta de reestructuración argentina. Antes de la Fed, la exit yield en la oferta de canje era más cercana a 14%. Y hoy, tras esta medida de la Fed, puede estar más cerca de 12%”, comentó.

Alejandro Kowalczuk, director de asset management de Argenfunds, coincide con los demás analistas al remarcar que una menor tasa de referencia para valuar los nuevos bonos que se entreguen en el canje sin dudas es un
factor positivo. Pese a ello, destaca que, a la hora de valuarla propuesta local, lo que se debe tener en cuenta es el margen diferencial (spread)sobre esa tasa de referencia.

“El hecho de que la Fed pueda comprar bonos high yield hace que esos bonos no tengan un nivel de riesgo equiparable a los nuestros. Si las tasas de ambos fuesen similares claramente uno compraría los títulos susceptibles de ser adquiridos porla Fed”, dijo Kowalczuk.

En línea con esto, el director de asset management de Argenfunds remarca que, de hecho, si observamos el ETF HYG de bonos corporativos high yield, el mismo tiene una recuperación de 18,20% desde mínimos, mientras que los bonos locales operaron en sentido contrario.