RIPE:
DIARIO FINANCIERO

El CEO del grupo destacó que durante el trimestre tuvieron alrededor de tres millones de clientes compradores en toda la región

Diario Financiero

Tras haber reportado una pérdida por US$157 millones al segundo trimestre, Falabella realizó este jueves una conferencia con analistas donde Gaston Bottazzini, CEO del grupo, entregó algunos detalles de cómo se ha enfocado su operación, cuáles son sus focos estratégicos y qué negocios han mejorado la eficiencia de la firma.

En la instancia, Bottazzini señaló que algunas de las cosas que han venido realizando es la conversión de locales en tiendas oscuras, donde algunas se hicieron en base a la emergencia y otras actuarán como una solución permanente para Falabella.

También comentó que han aprovechado los canales digitales en su operación bancaria, "hemos puesto en línea pagos al 70% frente al 39% de hace un año", remarcó. En esa línea, también comentó que continuarán aprovechando los canales digitales para abrir tarjetas y realizar transacciones, así como proporcionar pagos y servicios de financiación al creciente número de vendedores de la firma.

Sin embargo, uno de los problemas ha sido la "presión significativa sobre nuestra infraestructura logística. Tenemos ventas más del doble y tuvimos más de 9 millones de pedidos enviados regionalmente en el segundo trimestre. Con la indisponibilidad de nuestro click and collect en las tiendas, que representó alrededor del 60% de nuestros pedidos hace un año. Esto ha añadido más estrés a nuestro sistema a pesar de todos nuestros esfuerzos. El cambio diario en la disponibilidad de nuestro transporte humano, físico y recursos ha hecho que no alcancemos los niveles de servicio esperados", señaló.

"Pensamos que click and collect volverá, probablemente no al nivel en el que estaba antes de la crisis, pero vendrá con bastante fuerza a medida que la gente comienza a volver a las tiendas", comentó otro ejecutivo durante la presentación.

Entre las cosas positivas que rescató Bottazzini, destacó la cantidad de nuevos compradores solo para el formato Falabella. Durante el trimestre tuvieron alrededor de 3 millones de clientes compradores en toda la región, de estos, alrededor de más de 1 millón serían nuevos clientes que no había comprado en sus tiendas. "El desafío es proporcionar una buena propuesta de valor para que estos clientes permanezca con nosotros", comentó.

Momento financiero
Respecto a los márgenes de la operación, la multitienda sinceró que la situación más compleja está en el formato de ropa y vestuario, "lo que estamos haciendo allí para minimizar los efectos negativos en el impacto en los márgenes es que estamos almacenando productos para la próxima temporada", comentó uno de los ejecutivos.

La firma señaló que en el mes de abril tuvieron "una quema particular de efectivo", y que en junio se redujo significativamente. "Por eso, precisamente, el nivel de efectivo que tenemos a mano no se redujo tan fuertemente como se pudo ver a finales del primer trimestre. Hacia adelante, no estamos viendo niveles anormales de quema de efectivo que nos harían sentir preocupados sobre la situación. Y la principal razón para eso es que hemos sido capaces de tener un desempeño aún mejor de lo esperado en el negocio online, no sólo para Falabella, sino para en otras divisiones y también en el negocio minorista de abarrotes de supermercado".

Sobre el endeudamiento de la compañía, explicaron que "tomamos préstamos de bancos a corto plazo en Colombia, Perú y en los otros países en los que tenemos operaciones. Eso, porque no sabíamos que tanto se extendería esta situación. Cuando nos dimos cuenta que se prolongaría por más de seis meses, tomamos la decisión de refinanciar dos líneas distintas".

"Así que no tenemos ningún riesgo de refinanciamiento, diría yo, relacionado con los préstamos que tomamos al comienzo de esta pandemia", señalaron.

Efecto del retiro del 10%

Al igual que como sinceró Tricot en sus resultados al segundo trimestre, Falabella también ha visto un repunte en sus ventas dado el retiro del 10% de las AFP. "Hemos visto un aumento muy fuerte en las ventas que ha coincidido con el período de distribución de este 10%. La gente tiene alrededor de un año para tomar su dinero, pero en general la mayoría del flujo de dinero se está produciendo en los primeros meses (...) Hemos visto un mayor flujo de personas de todos los niveles de ingresos que van a nuestras tiendas. Entonces, si hay un beneficio demográfico, es que ha traído personas de ingresos quizás más bajos a nuestras tiendas".

Y prevé que entre los próximos 45 a 60 días el impacto por este retiro de 10% se prolongue entre 45 a 60 días.

Por último, concluyó que dentro de los próximos seis meses a un año, los libros de préstamos comienzan a crecer de nuevo. "Probablemente no al ritmo que viste antes del Covid-19, pero sí que empiecen a mostrarse a tasa de crecimiento positiva".