Morales llegó a Ciudad de México con el exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

Luego de que Evo Morales dimitiera de su cargo como Presidente de Bolivia, solicitó asilo político a México, el cual fue aceptado por el presidente Andrés López Obrador; decisión que fue anunciada por el canciller mexicano Marcelo Ebrard.

De acuerdo con el vocero, el país centroamericano decidió concederle asilo político a Morales “por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que se enfrenta en Bolivia en donde su vida e integridad corren riesgo”.

En la tarde de ayer, Morales aterrizó en México luego de un periplo por varios países de la región, los cuales negaron el permiso al avión de la Fuerza Aérea de México para que sobrevolara su espacio aéreo. “Muchas gracias por salvarnos la vida”, dijo Morales, quien además aseguró que continuará en la política.

Luego de que la torre de control no reconociera el aterrizaje del avión mexicano, tuvo que aterrizar en Chimoré, Cochabamba, para recoger al expresidente en la noche del lunes. Este tenía que recargar combustible en Lima y le fue negado el permiso, por lo que tuvo que hacer una escala en Asunción, Paraguay, para volar hacia Ciudad de México.