Demanda por supuestamente discriminar a los asiático-estadounidenses en el proceso de admisión

Bloomberg

El grupo de estudiantes que demandó a Harvard por discriminar a los asiático-estadounidenses en el proceso de admisión insiste en que se centra en el trato a los postulantes en una sola universidad y que "el futuro de la discriminación positiva no está siendo juzgado aquí", como declaró el abogado principal Adam Mortara en su argumento de apertura el lunes.

Pero el interrogatorio del decano de admisiones, William Fitzsimmons, en la corte realizado el martes sugiere que el demandante, Students For Fair Admissions, SFFA, (estudiantes por admisiones justas) liderado por Edward Blum, opositor de larga data de la discriminación positiva, está tomando un rumbo diferente.

El grupo acusa a Harvard de realizar un "equilibrio racial", limitando la admisión incluso de los estudiantes asiático-estadounidenses con mayor puntaje, a través de vagas y manipulables calificaciones "personales" y generales, mientras que otras minorías –y los blancos– resultan favorecidos. La demanda es sorprendentemente diferente de las apelaciones anteriores por admisiones universitarias por criterios raciales en su defensa de una minoría en lugar de los blancos que sienten que se les ha negado la entrada por "discriminación inversa".

Sin embargo, en su lucha por reemplazar los métodos de Harvard para lograr la diversidad por un proceso sin consideración de razas, la demanda –que ha sido seguida atentamente desde 2014 y que probablemente se dirigirá a la Corte Suprema, a la que acaba de llegar el conservador Brett Kavanaugh– podría desmantelar un sistema de admisiones que la Corte Suprema ha presentado como modelo, al igual que la discriminación positiva en las universidades de todo Estados Unidos.

"El caso de Harvard debe ser visto como una impugnación a la ’discriminación positiva’ tal como se practica en Harvard y en la mayoría de las otras universidades altamente selectivas, a pesar de lo que digan los abogados de los demandantes", dijo el abogado de Mineápolis Kirk Kolbo, quien defendió, y perdió, uno de los casos trascendentales de discriminación positiva en la Corte Suprema, Grutter vs Bollinger.

’Callado/tímido, orientado a las matemáticas’
El martes, John Hughes, abogado de la SFFA, interrogó a Dean Fitzsimmons sobre los comentarios de los encargados de admisión de Harvard acerca de los estudiantes asiáticos, descubiertos en una investigación realizada en 1990 por la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de EE.UU. para determinar si las prácticas de Harvard eran parciales.

La SFFA argumenta que la investigación reveló datos que muestran que los estudiantes asiático-estadounidenses eran mejores o iguales que los postulantes blancos en las calificaciones, incluidos los puntajes académicos y las actividades extracurriculares, pero no en una puntuación personal asignada a ellos por la oficina de admisiones.

Entre los comentarios de los funcionarios se encontraban los que describían a los asiático-estadounidenses como "callados y tímidos" y "orientados a la ciencia o matemáticas". Un funcionario escribió sobre una posible estudiante: "Parece una mujer aspirante científica/doctora reservada/esforzada", mientras que otro miembro del personal escribió: "Es callado, por supuesto, y quiere ser médico". Un tercer candidato fue descrito como "extraordinariamente dotado en matemáticas, con lo opuesto en inglés".

"¿No le dijo a su personal que dejaran de hacer esto, dejar de usar la raza, dejar de usar comentarios estereotipados?" preguntó Hughes a Fitzsimmons, quien ha estado trabajando en la oficina de admisiones de Harvard desde la administración de Nixon.

"Eso no es correcto", dijo Fitzsimmons. "Tomamos este informe muy en serio y lo compartimos con nuestro personal, y lo discutimos en detalle".

"¿Nunca le dijo a su personal que dejara de usar la raza?", continuó Hughes.

"No estoy seguro de tener la imagen de mí sentado con ninguna persona en la oficina de admisiones", dijo Fitzsimmons. "No estoy seguro de quién dijo estas cosas. La cuestión es que todo el personal ha estudiado este informe muy, muy cuidadosamente para asegurarse de que no se involucraran en ningún estereotipo racial. No es simplemente ’hablar con la persona’, sino hablar con todo el comité de admisiones".

Al limitar su población asiático-estadounidense para lograr una mezcla racial particular, como sostiene la demanda, Harvard ha incurrido en una práctica que Kolbo llamó discriminatoria, inconstitucional y "moralmente incorrecta".

Harvard niega discriminar y dice que su uso de la raza, como un factor entre muchos, se ajusta a décadas de precedentes en la Corte Suprema, a partir de 1978, cuando fue considerada una especie de criterio de referencia.

"Estamos aquí porque Students For Fair Admissions desea cambiar la ley y eliminar todas las consideraciones de raza en las admisiones a la universidad", dijo el principal abogado defensor de Harvard, Bill Lee, en su apertura el lunes.

No importa qué lado gane sobre la jueza de distrito de EE.UU. Allison Burroughs, que lleva el caso en Boston sin un jurado, es probable que haya una apelación, dijo Frank Wu, profesor en la Facultad de Derecho de Hastings, de la Universidad de California.

"Este caso probablemente llegará a la Corte Suprema. Ciertamente se está litigando como si así fuera", dijo Wu. "Es un gran tema; la corte ha estado dividida; el personal ha cambiado desde la última decisión importante; la ley no es clara; el acusado es prominente; los demandantes son diferentes que en casos anteriores. Así que, si fuera apostador, este es un caso por el que hay que apostar".

Wu dijo que el caso es similar a los planteados con demandantes blancos, pero destacó lo que él considera una diferencia fundamental.

"Los asiático-estadounidenses han sido excluidos desde hace mucho tiempo de las discusiones de raza tanto por los liberales como por los conservadores", señaló, "y es posible, incluso probable, que enfrenten discriminación racial".