McKinsey & Company hizo un análisis sobre la evolución de la pandemia y las implicaciones que puede llegar a tener en las empresas

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

El brote del coronavirus Covid-19 que hoy ya tiene 181.546 infectados, 7.126 muertos y más de 78.000 curados en todo el mundo no solo le ha dado una sacudida a la sociedad, sino también a la economía mundial en la que se incluyen bolsas y a las mismas empresas.

Es por eso, que McKinsey & Company hizo un análisis sobre la evolución de la pandemia y las implicaciones que puede llegar a tener en las empresas. La entidad se basa en arquetipos que pueden llegar a ser exitosos, aunque aclara que cada país tiene formas diferentes y puntuales de afrontar esta situación.

La primera medida exitosa es la de tomas medidas extraordinarias para limitar la propagación. Según se explica en el documento "China impuso medidas sin precedentes: construyó hospitales en diez días, instituyó un "cierre" para casi 60 millones de personas y restricciones significativas para cientos de millones de personas, y utilizó vigilancia basada para garantizar el cumplimiento, en un intento de combatir la propagación", por lo que este tipo de decisiones reducen la transmisión del virus, aún cuando la economía se reinicia.

Integrar herramientas tradicionales de salud junto con tecnología. Según se explica en el documento, ejemplos de esto los dio China al "tener la implementación rápida y generalizada de pruebas (incluido el modelo de acceso directo), el seguimiento riguroso de contactos informados por tecnología, un enfoque en la seguridad del proveedor de atención médica y el seguimiento y análisis integrados en tiempo real".

Una de las fallas que tienen un efecto negativo dentro de la economía de los países es un sistema de salud abrumado, ya que "la falta de flexibilidad del sistema crea un círculo vicioso que dificulta el control de la epidemia".

Otros de los panoramas que se plantean en el documento es la interacción entre el virus y la respuesta por parte de la sociedad. Según las proyecciones " los nuevos casos en América y Europa aumentan hasta mediados de abril. A mediados de mayo, el sentimiento público es significativamente más optimista sobre la epidemia. El invierno del hemisferio sur ve un repunte en los casos, pero en ese punto, los países tienen un libro de jugadas mejor desarrollado para la respuesta".

Refiriéndose al caso del impacto económico se puntualiza que la restricción de los viajes y las medidas de distanciamiento social que se están tomando "provocarán una fuerte caída en el gasto de los consumidores y las empresas hasta el final del segundo trimestre".

Algunas de las proyecciones es que "las respuestas fiscales modestas resultan insuficientes para superar el daño económico en el segundo y tercer trimestre. Se necesita hasta el cuarto trimestre para que las economías europeas y estadounidenses vean una verdadera recuperación. El PIB mundial en 2020 cae ligeramente".