RIPE:

Ante la ausencia de una entidad que se encargue de controlar los protocolos se apuesta por contar como ‘aliados’ a los restaurantes

Diario Gestión - Lima

Hace tres semanas -aproximadamente-se dio cuenta que al menos
siete distritos de Lima Metropolitana, liderado por el alcalde de Miraflores, estaban a favor de que el servicio de delivery realizado por apps como Glovo, Rappi u otra se realicen con certificado negativo del covid-19.

Ello debido, básicamente, a la falta de fiscalización sobre el cumplimiento de
los protocolos sanitarios para evitar la propagación del covid-19 de
la apps delivery como Glovo, Rappi, Uber y otros tomando en cuenta que esta
labor carece de una entidad claramente establecida que se encargue de
fiscalizar el cumplimiento de la resolución.

Pese a que el protocolo fue hecho por el Ministerio de la Producción, está
entidad no se encarga de fiscalizar el cumplimiento del protocolo de bioseguridad tampoco se indica claramente en el documento -realizado en mayo - si le corresponde al Ministerio de Trabajo, a través de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) está labor o a los municipios distritales, tomando en cuenta la situación laboral de los repartidores de las apps delivery.

Ya que, según la legislación peruana, no hay vinculo laboral entre los
repartidores y los aplicativos de delivery ya que se considera que existe
un vínculo laboral cuando hay una relación de subordinación; una condición de exclusividad laboral y que el empleador provea las herramientas de trabajo a su empleador, condiciones que no se dan en las apps de reparto.

Ante ello, ¿quién se encargará de la fiscalización del cumplimiento del
protocolo de bioseguridad? Juan Carlos Requejo, exviceministro de Trabajo y actual superintendente de la Sunafil, adelantó a Gestión.pe que se está trabajando para convertir a los restaurantes en ‘aliados estratégicos’ a fin de que sean los encargados de ‘controlar’ el cumplimientos de los protocolos sanitarios por parte de las apps de reparto, tomando en cuenta que son los que más usan esta herramienta.

“El caso de los repartidores de las apps delivery en caso son sui generis ya que hay varios actores como las municipalidades distritales, el Minsa, Produce, entre otros, por lo que nos hemos reunido con ellos, también con las apps de reparto y aquellas que la usan en mayor medida como los restaurantes. Estamos trabajando conjuntamente para que los restaurantes se conviertan en aliados”, detalló.

“La idea es que los controles de los planes de bioseguridad ocurran en
los centros de acopio, es decir, el lugar donde los jóvenes
repartidores de estas apps van a recoger la mercadería, para que se
constituyan en verificadores de los planes anticovid”, dijo.

Lea la nota completa aquí.