RIPE:

Los datos se desprenden de una investigación que realizó el portal de empleos Bumeran en seis países de la región

El Cronista

Previo a la pandemia del coronavirus, el 67,3% de los trabajadores de América latina no podía trabajar de forma remota. La cifra regional está en línea con la local: solo un 32,9% accedía a esta modalidad antes del estallido del brote. Hoy, en la Argentina, el 36,5% de quienes se encuentran en relación de dependencia lo hace desde su casa y el 62,2% considera que es más productivo que en la oficina.

Los datos se desprenden de una investigación que realizó el portal de empleos Bumeran en seis países de la región. Además de la Argentina, incluyó a Chile, Perú, Ecuador, Panamá y México, con encuestados de todas las edades y ambos sexos.

La percepción de una mayor eficiencia laboral en el hogar se replica en la región, con la opinión del 62,2% de los entrevistados. En Chile, 62,9% cree que es más productivo en su casa; en Perú 54,8%; en Ecuador, 53,6%; en Panamá,l 75%; y en México, 61%.

Entre los beneficios del teletrabajo, la mayoría de los argentinos (el 54,8%) resalta el ahorro de tiempo en traslados, mientras que el 13,2% asegura que puede concentrarse en las tareas domésticas. El 12,6% menciona que se encuentra más tranquilo cumpliendo funciones laborales desde su hogar. En tanto, el 10,6% plantea como ventaja disfrutar del trabajo en compañía de sus seres queridos y compartir más tiempo de lo habitual con ellos, al igual que el 6,5% que valora el momento del almuerzo en su casa, además de tener la posibilidad de cocinar (el 2,4%).

El ahorro de horas de viaje para llegar al lugar de trabajo es apreciado a nivel regional por un 58,9% de los lationamericanos. El 59,2% de los chilenos piensa de este modo, así como el 66,3% de los peruanos, el 50,7% de los ecuatorianos, el 44,7% de los panameños y el 62% de los mexicanos.

Al igual que en la Argentina, el teletrabajo era poco recurrente en otros países de América latina antes del Covid-19. En Chile, solo el 34,3% de los encuestados planteó que previo a la pandemia tenía disponible este formato, así como también tenían esa opción el 30,1% de los peruanos, el 26,8% de los ecuatorianos, el 25,5% de los panameños y el 38,3% de los mexicanos.

Así y todo, pese a que muchas organizaciones lo adoptaron como una estrategia eventual para continuar sus actividades en la cuarentena, el 80,9% de los trabajadores de la región prevé que el home-office será una modalidad que se instalará de forma definitiva una vez que termine la pandemia.