.
GLOBOECONOMÍA El líder regional: ¿Correa o Rouseff?
miércoles, 27 de febrero de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

La muerte del presidente venezolano Hugo Chávez deja un panorama de incertidumbre en la región, no sólo por la ayuda que brindaba a los países del Alba, sino por quién pasará a ocupar el liderato en América Latina. Aunque analistas han señalado a Rafael Correa como el sucesor del mandatario en el ‘Socialismo del Siglo XXI’, otros creen que no tiene lo necesario y ven a la jefe de estado brasileña, Dilma Roussef, como la futura líder.

El diario español ABC había indicado que el presidente de Ecuador sería la cabeza del movimiento bolivariano en la región tras el deceso de Chávez, basándose en el crecimiento económico de este país y en un estudio de la consultora Mitofsky sobre la popularidad de los mandatarios, en donde Correa obtuvo 80% de favoritismo popular, Cristina Fernández 43%, Evo Morales 41% y Daniel Ortega 59%.
 
Sin embargo, expertos ven lejano este panorama debido a que Ecuador no tiene el respaldo petrolero que posee Venezuela, base del liderazgo de este país en la región. Además, no cuenta con la estrecha relación del chavismo con el régimen instaurado en Cuba por los hermanos Castro, dos factores que permitieron al presidente de Venezuela extender su influencia por América Latina y el Caribe.
 
Fernando Ochoa Antich, excanciller y exministro de Defensa de Venezuela, en diálogo con El Colombiano, indicó que "Correa tiene una buena formación de economista y no siente el rechazo profundo de Chávez por el neoliberalismo, pero carece de la fuerza y el carisma del venezolano".
 
El propio Correa manifestó que no quiere asumir el rol de cabeza de la izquierda en el continente. En una entrevista radial resaltó que “a mí no me interesa liderar absolutamente nada, lo que me interesa es servir, y ya tengo bastante trabajo con todo lo que tenemos que hacer en Ecuador”.
 
Ante este panorama, la persona que cumple con los requisitos para asumir el liderato de la izquierda en la región es la presidenta de Brasil, Dilma Roussef, ya que su país tiene la economía más grande de América Latina, un importante peso geopolítico y la mandataria ha mantenido una gran favorabilidad gracias a sus políticas de mercado y su fuerte estrategia social.
 
Inclusive Roussef en los últimos años ha ido tomando cada vez más fuerza en la región y  desde que se anunció el grave estado de Chávez la presidenta se ha preocupado por la situación de Venezuela y sobre todo por la posibilidad de que se rompa el orden institucional y se desestabilice el subcontinente. 
 
Los países que podrían verse afectados
 
El bloque del Alba (Bolivia, Ecuador, Dominica, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda y Venezuela) se verá debilitado ahora tras la muerte del presidente Hugo Chávez, pero los países que más sufrirán serán Cuba y Nicaragua por la dependencia al petróleo venezolano.
 
Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica en Venezuela, señaló a LR que el liderazgo internacional era principalmente de Chávez y aunque Maduro ganó, cuando fue canciller, cierta proyección internacional, no es suficiente.
 
“Las relaciones internacionales entrarán es en stand by, no creo que  las alianzas estratégicas que se han establecido con los llamado países aliados vayan a desaparecer, pero la profundización de estas quedarán en stand by”, señaló.
 

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 15/06/2021 Las citaciones de Apple Inc. de la era Trump renuevan la dura mirada de Washington

Adam Schiff dijo que los legisladores profundizarán en cómo las empresas tecnológicas responden a citaciones para obtener información de clientes

Salud 15/06/2021 AstraZeneca anunció que estudio de su tratamiento no dio los resultados esperados

El ensayo de 1.121 voluntarios analizó si la combinación de anticuerpos prolongados podría proteger a personas expuestas al virus

Estados Unidos 17/06/2021 Senadores de EE.UU. proponen crédito fiscal de 25% para fabricar semiconductores

La semana pasada, el Senado aprobó US$52.000 millones para la producción e investigación de semiconductores y telecomunicaciones

MÁS GLOBOECONOMÍA