Las cadenas instan a Aena y a las administraciones públicas a asegurar vuelos y reducir el impacto del colapso del touroperador en el turismo español.

Expansión - Madrid

Los hoteleros españoles, los grandes damnificados por el colapso de Thomas Cook, se preparan para aplicar una bajada de precios con el propósito de captar nuevos clientes y paliar el impacto en la ocupación y en sus resultados de la quiebra del touroperador británico. "Habrá que hacer un esfuerzo y llevar a cabo actuaciones comerciales para incentivar la venta y atraer a un mayor número de clientes", explica a EXPANSIÓN Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). Estas medidas, según reconocen algunas cadenas, pasan necesariamente en su caso por una reducción de las tarifas.

Pero para el sector hotelero el esfuerzo para limitar el efecto en España de la bancarrota de Thomas Cook debe ser conjunto e instan a Aena y a las administraciones públicas a colaborar.

Desde las asociaciones recuerda que quedan "pendientes" 1,3 millones de plazas desde Reino Unido y siete millones en términos globales que impactarán directamente en el turismo en España. "La conectividad nos preocupa. El Gobierno debería renegociar con Ryanair para que la aerolínea reconsidere su intención de cerrar las bases de Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote y Gerona anunciadas".

En paralelo, Cehat ha preparado una batería de medidas que ha trasladado al Gobierno y que incluyen, entre otras, una reducción de tasas aeroportuarias para todos los vuelos a Canarias y en otros aeropuertos afectados en Andalucía, Costa Blanca, Cataluña e Islas Baleares.

Además, los hoteleros reclaman una campaña de comunicación específica propiciada por Turespaña en los principales destinos emisores. "Se trata de recuperar cuota de mercado en estos países emisores reiterando que somos un destino de calidad y profesional", apunta Molas. Para Cehat, es importante, además, dejar sin aplicación de forma "provisional" la tasa de queroseno que algunos países quieren aplicar desde 2020: "Estamos de acuerdo en fomentar un modelo sostenible pero es urgente eliminar impactos negativos adicionales".

En cuanto a la deuda, "que todavía no se ha cuantificado pero que será notable", desde Cehat plantean crear un organismo similar a la Sareb para que se encargue de reclamar las cantidades adeudadas por Thomas Cook UK al Gobierno británico. "Existen seguros tanto en el mercado británico como en el holandés y belga para los clientes que habían contratado un paquete. Pero habrá que ver cuáles son las cuantías y cómo se reclama".

Otras medidas que pide Cehat pasan por ofrecer bonificaciones a la seguridad social de las empresas afectadas, que el IVA que se aplica en las facturas emitidas a Thomas Cook hasta el 23 de septiembre forme parte también del concurso de acreedores y una reducción del impuesto de carburante.

Canarias
Una de las regiones más afectados es Canarias que, además de afrontar las facturas por cobrar, se enfrenta al impacto en vísperas de su temporada alta, que comienza en noviembre. El presidente de la Asociación Hotelera y Extra Hotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y el Hierro (Ashotel), Jorge Marichal, asegura que, desde el sector hotelero, abren la puerta a ofertas competitivas y bajadas de precios como reclamo para nuevos clientes, aunque es "necesario un esfuerzo conjunto para limitar el impacto". Marichal señala que "los hoteleros tenemos la responsabilidad y cintura suficiente para llevar a cabo actuaciones, pero hay que empezar por la conectividad ".

El presidente de Ashotel indica que, además de asegurar el traslado de los clientes que están en España, es necesario adoptar medidas para que el impacto de la quiebra del touroperador no sea dramática para las cadenas y, sobre todo, para los pequeños hoteleros. "Es necesario articular políticas interministeriales para que puedan sobrevivir a esta situación con, por ejemplo, créditos blancos, líneas de especiales de financiación, sistemas de avales o garantías. Van a ser meses complicados".

Asimismo desde la patronal canaria destacan que es necesario poner en marcha medidas compensatorias para mejorar la conectividad aérea. "No es problema del destino o de la demanda, ya que hay de sobra. Canarias está a cuatro o cinco horas de cualquier punto de emisión de turistas internacionales. Es necesario reducir las tasas aeroportuarias y otros costes operativos para incentivar nuevas conexiones", resalta.

Así, Marichal lanza un mensaje al gestor aeroportuario: "Tenemos una empresa de sobra solvente en España que es Aena y que sin duda ha obtenido pingües beneficios del turismo en toda la historia y ahora necesitamos que nos ayuden con descuentos para poder ocupar el espacio que deja este grupo".

Baleares
Desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca ( FEHM), por su parte, explican que se calcula que el impacto de la quiebra de Thomas Cook en el negocio hotelero de la región ronda los 100 millones: "La quiebra de Thomas Cook va a suponer un antes y un después que nos va a obligar a todos, empresas y Administración, a poner en marcha los mecanismos necesarios para recuperar el destino de los efectos de la quiebra".

En la isla se alojan cerca de 40.000 turistas de todos los mercados en los que trabajaba Thomas Cook, que desde el lunes están saliendo de manera escalonada. En FEHM apuntan que hay empresas que hace meses, viendo la situación por la que atravesaba Thomas Cook, empezaron a prepararse antes de que se produjera la quiebra y a diversificar su cartera abriendo otros canales de comercialización. "Otras compañías, sin embargo, por su tamaño y medios, no han podido hacer frente a esta crisis", añaden.