.
TECNOLOGÍA El G-7 llegó a un acuerdo para renovar el impuesto global a las empresas de tecnología
sábado, 5 de junio de 2021

El G-7 también acordó el principio de un impuesto de sociedades mínimo global para las grandes empresas de al menos el 15%

Bloomberg

Las economías avanzadas del Grupo de los Siete acordaron el esquema de un acuerdo global sobre impuestos que podría otorgar a los gobiernos mayores derechos para gravar a los gigantes tecnológicos estadounidenses y establecer un piso para las tasas corporativas en todo el mundo.

El pacto en una reunión de ministros de finanzas del G-7 en Londres suaviza las tensiones transatlánticas que durante años han socavado las negociaciones para actualizar reglas centenarias para la economía del siglo XXI. Allana el camino para un acuerdo más amplio por parte del Grupo de los 20 a partir del próximo mes.

"Ese impuesto mínimo global pondría fin a la carrera a la baja en los impuestos corporativos y garantizaría la equidad para la clase media y los trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo", dijo la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, en un comunicado después de las conversaciones. en Londres el sábado.

El Tesoro del Reino Unido dijo en Twitter que el acuerdo:

-Afectará a las firmas globales más grandes con márgenes de beneficio de al menos el 10%.

-El G-7 también acordó el principio de un impuesto de sociedades mínimo global para las grandes empresas de al menos el 15%.

-Abordará los delitos ambientales con un nuevo grupo de trabajo sobre divulgaciones financieras relacionadas con la naturaleza para reflejar el trabajo del Grupo de trabajo sobre divulgaciones financieras relacionadas con el clima
-Se compromete por primera vez a incorporar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad en la toma de decisiones.

-El objetivo es evitar que las empresas multinacionales transfieran ganancias para reducir sus facturas fiscales, hacer que paguen más en los países donde operan y adaptar el sistema para hacer frente al comercio de intangibles como datos e información.

Una declaración posterior a la reunión del G-7 no mencionó ningún compromiso con imponer impuestos a las empresas digitales, centrándose solo en las grandes multinacionales rentables. Esa es una victoria para Estados Unidos, que se opuso a la oferta de Francia de un impuesto a los servicios digitales que apuntaría a gigantes tecnológicos como Amazon.com Inc. y Facebook Inc.

Es "un acuerdo histórico para reformar el sistema fiscal global, para adaptarlo a la era digital global y, fundamentalmente, para asegurarse de que sea justo, de modo que las empresas adecuadas paguen los impuestos adecuados en los lugares correctos", dijo el canciller del Reino Unido. del Exchequer, dijo Rishi Sunak después de albergar dos días de las conversaciones del G-7.

Los enviados buscarán ganarse el apoyo de las naciones del G-20, comenzando con una reunión el próximo mes en Venecia.

“Por primera vez en varios años, los miembros del G-7 pueden definir reglas para el sistema internacional del siglo XXI”, dijo el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire. “Llevamos cuatro años luchando en todos los foros europeos e internacionales, aquí en el G-7 y el G-20, por una fiscalidad justa de los gigantes digitales y por un impuesto corporativo mínimo”.

Si bien aún deben decidirse muchos detalles técnicos en las próximas semanas, el G-7 el viernes marcó un gran avance en la cuestión de cómo compartir el botín de gravar a las empresas de tecnología.

Eso siempre resultó complicado, ya que EE. UU. rechazó cualquier protección de las empresas digitales en el nuevo reglamento. Sin embargo, los europeos, bajo la presión política de los votantes para que las empresas tecnológicas paguen más, siempre han querido apuntar explícitamente a lo digital en cualquier iniciativa nueva.

El tema es uno de los dos pilares de una discusión que ha durado años en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. El otro tenía como objetivo establecer un impuesto mínimo global para que los países puedan recaudar las ganancias que registran sus empresas en jurisdicciones de impuestos bajos.

“Los cambios propuestos en nuestras reglas fiscales internacionales establecerán un nuevo marco para las próximas décadas”, dijo Melissa Geiger , jefa de política fiscal de Kpmg. "Los países y las empresas deben pensar en profundidad sobre los cambios con una visión a largo plazo".

Durante la presidencia de Donald Trump, la división transatlántica en temas digitales se convirtió en una batalla de medidas unilaterales y amenazas de sanciones comerciales, que aunque suspendidas, siguen vigentes. Yellen mantuvo la posición de la era Trump de oponerse a que se seleccionen empresas digitales estadounidenses, como Amazon.com Inc. y Facebook Inc., aunque ofreció una solución para gravar a las multinacionales de manera más amplia.

La antipatía fue mayor entre París y Washington, ya que Francia fue el primer país en eludir el lento proceso de la Ocde sobre cómo gravar las ganancias, optando por un controvertido impuesto sobre los ingresos digitales de las grandes empresas que operan.

Mientras Estados Unidos y Europa intercambiaban amenazas durante los últimos dos años, los negociadores de la OCDE lucharon con soluciones técnicas tortuosas que serían políticamente aceptables para ambas partes.

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca cambió drásticamente la situación. Su administración eliminó el complejo sistema para definir qué tipo de negocio entraría en el alcance de las nuevas reglas y lo reemplazó con un enfoque simplificado.

El acuerdo del G-7 sugiere que EE. UU. y Europa han encontrado una manera de cuadrar el círculo para que todas las empresas de tecnología estén incluidas, sin tener que definirlas como tales. Pero no hubo detalles sobre exactamente dónde establecer los umbrales, que deberán resolverse en las conversaciones en la Ocde que se reunirán a fines de junio.

Venecia marca otra oportunidad de progreso. Si bien puede generar un acuerdo político amplio, algunos países deberán aprobar primero una legislación nacional. La Ocde ha dicho que es posible que un acuerdo final no llegue hasta octubre.

"Las posibilidades de un acuerdo global han aumentado significativamente", dijo el comisario de Economía de la Unión Europea, Paolo Gentiloni. “Ahora debemos dar el último paso para expandir este consenso a todos los miembros del G20 y a todos los países involucrados en el marco inclusivo de la Ocde”.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Tecnología 18/01/2022 Acciones 'gamers' repuntan y se especulan más compras de Microsoft tras Activision

Estadounidenses Electronic Arts Inc., Roblox Corp., Ubisoft Entertainment SA de Francia y CD Projekt SA de Polonia aumentaron

Reino Unido 19/01/2022 La inflación en el Reino Unido alcanza su nivel más alto 30 años con un alza de 5,4%

Los economistas esperaban una lectura de 5,2%. Los precios al consumidor fueron impulsados ​​​​por los alimentos, bebidas, y muebles

Industria 19/01/2022 Aumenta déficit mundial de suministro de azúcar por la caída de la producción china

La situación daría lugar a fuertes importaciones por parte de China en 2022, estimadas entre 4,5 millones y 5,5 millones de toneladas

MÁS GLOBOECONOMÍA