La solicitud fue presentada por el presidente Nicolás Maduro que pedía un préstamo de US$5.000 millones para poder enfrentar el Covid-19

Bloomberg

El Fondo Monetario Internacional dijo que no puede considerar la solicitud del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de un financiamiento de US$5.000 millones para hacer frente a la pandemia de coronavirus porque su Gobierno no es reconocido por la comunidad internacional.

“Lamentablemente, el fondo no está en condiciones de considerar esta solicitud”, dijo un portavoz del FMI. “Como hemos mencionado antes, el compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en los miembros del FMI. No hay claridad sobre el reconocimiento en este momento”.

Maduro ordenó el confinamiento nacional desde el martes después de que el número de personas infectadas con el virus casi se duplicara a 33 el lunes. El país cerró las escuelas, ordenó a los usuarios de transporte a usar máscaras faciales y limitó casi todo el tráfico aéreo, pero hay mucha incertidumbre sobre cómo Venezuela podría hacer frente a la propagación del virus.

“En este momento crucial, y conscientes de la agresividad y alto nivel de contagio de esta enfermedad, seguiremos tomando medidas rápidas y enérgicas que detengan su propagación”, dijo Maduro en una carta a la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, firmada el 15 de marzo, y compartida por el Canciller del país, Jorge Arreaza, el martes.

El FMI dijo que estaba preparado para movilizar su capacidad de préstamos de US$1 billón para ayudar a los países a combatir el coronavirus, y Georgieva pidió la coordinación mundial en apoyo monetario, fiscal y regulatorio. Georgieva reiteró en una publicación de blog el lunes que el fondo tiene US$50.000 millones en fondos de emergencia flexibles y de rápido desembolso para los países en desarrollo, y hasta US$10.000 millones disponibles a tasas de interés cero.

La relación de Venezuela con el FMI ha sido polémica durante mucho tiempo. En 2007, el difunto presidente Hugo Chávez se comprometió a cortar los lazos con el fondo, al considerarlo un organismo que sirve a los intereses de EE.UU.

El año pasado, el FMI suspendió el acceso de Maduro a casi US$400 millones en derechos especiales de giro, citando el caos político desde que el líder de la oposición, Juan Guaidó, fuese respaldado por casi 60 países como líder legítimo.

El sistema de salud de Venezuela, falto de recursos tras una recesión de siete años, se encuentra entre los peores del mundo en su capacidad para detectar, responder rápidamente y mitigar una pandemia. Los hospitales del país tienen una falta de suministros de todo tipo de productos, desde antibióticos y equipos de protección hasta agua y jabón.