El presidente electo, Luis Arce, dijo que aun cuando es el presidentes del MAS no tendrá participación directa en el gobierno

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

El nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce, aseguró que no tiene ningún rol previsto en el gobierno para el expresidente y aliado, Evo Morales.

“Él puede venir al país el rato que quiera, porque es boliviano (...) Pero en el Gobierno yo tengo que decidir quién entra y quién no entra”, comentó el mandatario en una entrevista con Reuters.

Morales, también socialista, había abandonado el país durante 2019 como consecuencia de protestas y acusaciones en su contra. Si bien continúa siendo el presidente del partido Movimiento al Socialismo (MAS), Arce señaló que cualquier influencia del expresidente se limitaría a ese papel.

El presidente electo asumiría la presidencia de Bolivia el próximo 14 de noviembre, y señaló que priorizará la reactivación económica y la mitigación de la pandemia. Señaló también que no descarta buscar un socio estratégico para el país.

“Hay que hacer política de austeridad, no hay otra si es que no hay creación de ingresos suficientes para cubrir el gasto corriente”, concluyó el mandatario ante Reuters.