RIPE:
EXPANSIÓN

La institución con sede en Fráncfort busca homogeneizar procesos para aliviar la carga a la que se enfrenta el sector

Diario Expansión - Madrid

Homogeneizar y coordinar para reducir costes. Ese es el plan del Banco Central Europeo que, en consonancia con la Autoridad Bancaria Europea (EBA) busca reducir la carga de la información que los bancos les proporcionan y que aseguran que tiene un coste elevado.

Las entidades están obligadas a reportar datos estadísticos de clases muy diversas para fines de política montetaria, supervisión y resolución bancarias. Pero el cálculo muchas de las ratios y otros muchos elementos que se reportan difieren en función del organismo que los solicita, lo que multiplica la carga y el coste al que se enfrentan las entidades.

Y eso es lo que busca cambiar el Consejo de Supervisión Bancaria del BCE, que preside el italiano Andrea Enria. "El plan pasa por reducir la carga para los bancos en el reporte de esta información sin que los datos pierdan calidad. Para ello, es clave cambiar el cómo se informa, no el de qué, porque los datos que solicitamos ahora los seguiremos necesitando", señalan fuentes del organismo.

Para ponerlo en marcha, el BCE propone crear un diccionario y un modelo estadístico común entre las autoridades europeas y de cada Estado miembro de forma que las definiciones de la información exigida sean equivalentes. Además, propone una mayor coordinación entre las diferentes autoridades para elevar el volumen de información bancaria que pueden compartir y eliminar posibles duplicidades. De esta forma, confían en que se pueda cumplir con la obligación de reportar los datos vitales del negocio bancario en un proceso único en lugar de iniciar uno nuevo para cada organismo.

Fuentes financieras apuntan a que, con un máximo nivel de integración, los bancos podrían recortar hasta en un 50% el coste de cumplir con los requerimientos informativos de las diferentes autoridades.

"Como resultado de este proceso, los bancos podrán reducir sus costes y las autoridades podrán monitorizar mejor el desarrollo de la industria bancaria", indica el BCE en su comunicado.

Pero el camino por recorrer es todavía muy largo. Fuentes conocedoras del proceso apuntan a que la puesta en marcha de este nuevo modelo podría entrar en funcionamiento entre 2024 y 2027 debido al gran número de agentes involucrados y por el impacto de la pandemia. De momento, los bancos tienen abierto un proceso Los bancos deberán esperar todavía mucho para ver aliviada la carga de la información que les exigen las autoridades.

Lea el artículo aquí.