La rebaja en la facilidad de depósito, desde el -0,40% vigente, tendrá que esperar al menos al 12 de septiembre

Expansión - Madrid

La expectación que generaba la reunión del Banco Central Europeo tenía su punto culminante en la incertidumbre sobre la facilidad de depósito, la tasa que cobra a los bancos por depositar sus ahorros. En las últimas jornadas los mercados monetarios habían descontado por momentos más de un 50% de probabilidad de una rebaja en la reunión de hoy de la facilidad de depósito.

Los ajustes del mercado incluyeron nuevos récords históricos en los intereses de la deuda europea de referencia, el bund alemán, por debajo del -0,40% fijado para la facilidad de depósito.

La mayoría de las firmas de inversión aplazaban a septiembre la rebaja, y este escenario más cauto es el que ha adoptado el BCE. El consejo de gobierno ha decidido mantener hoy sin cambio, en el -0,40%, la tasa que cobra a los bancos por sus depósitos. La más que previsible bajada al -0,50% tendrá que esperar al menos al 12 de septiembre.

La decisión del BCE de mantener sin cambio la facilidad de depósito supone todo un revulsivo en Bolsa para los bancos europeos, que pagan anualmente cerca de 7.000 millones de euros en intereses al banco central con la tasa actual del -0,40%.

Sesgo más bajista en los tipos
Sin cambios en la facilidad de depósito, el comunicado emitido por el BCE a las 13:45 hora española sí incluía una novedad destacada.

Tal y como preveían algunos analistas, el BCE ha introducido un sesgo más bajista en sus perspectivas sobre los tipos de interés, anclados en el 0%, fruto de un creciente pesimismo económico.

Las tasas continuarán en este nivel "al menos hasta la primera mitad de 2020", pero en este horizonte introduce una novedad, la de una eventual bajada de tipos. El resultado final del comunicado deja el nuevo texto con la fórmula de que los tipos de interés "continuarán en los niveles actuales o más bajos al menos durante la primera mitad de 2020, y en cualquier caso el tiempo que sea necesario".

Una hipotética bajada de tipos los situaría en tasas negativas de interés, desde el 0% actual. Mario Draghi, en rueda de prensa, ha aclarado que hoy no han discutido una rebaja de tipos, y que esperarán al menos a tener las nuevas proyecciones económicas antes de tomar medidas.

Compra de deuda
La reunión del 12 de septiembre del BCE, si se cumplen las previsiones de los analistas, materializará la esperada rebaja en la facilidad de depósito. Pero también podría incluir novedades sobre otro de los estímulos monetarios barajados por el BCE.

La institución monetaria ha dado un paso más para poner en marcha un nuevo programa de compra de deuda. El BCE ve necesario adoptar una política monetaria muy acomodaticia durante un periodo prolongado, debido a que tanto la inflación como las perspectivas de inflación han estado por debajo de los objetivos durante un periodo prolongado.

Inflación y crecimiento
Mario Draghi augura además un descenso adicional de la inflación en los próximos meses, y una mayor brecha entre el IPC y los objetivos del BCE. En este últimos sentido, ha reconocido un debate sobre la conveniencia de mantener el actual mandato de inflación, establecido en un objetivo próximo pero inferior al 2%. Según Draghi, la opción de cambiar este objetivo, de momento, está descartada.

El presidente del BCE ha dibujado un escenario económico más débil. El presidente del BCE reconoce que ve ahora más difícil la reactivación de la economía que preveía para el segundo semestre.