Las causas se centran en el rendimiento de bonos del Tesoro e incertidumbre en la tregua de EE.UU. y China

Sebastián Montes

El mercado bursátil sigue sin levantar cabeza, en gran medida debido a los temores acerca de una desaceleración económica. En la jornada de hoy, el Dow Jones ha caído 799 puntos o 3,1% para cerrar en 25.027,07, mientras que el S&P 500 perdió 3,2% y el Nasdaq disminuyó 3,8%.

Uno de los principales detonantes del mal desempeño de las bolsas tiene que ver con el rendimiento de los bonos del Tesoro, cuya curva se ha venido "aplanando", según reportes de Cnbc. Este fenomeno se evidencia cuando los rendimientos a corto plazo se negocian por encima de las tasas a largo plazo. Según expertos, es una de las señales más próximas a una recesión económica.

"Comenzamos el día en 2,95%. Solo un par de minutos antes del mediodía, el rendimiento a 10 años pasó de un rendimiento de 2,94% a 2,92%. Eso no parece mucho, pero eso es más como una inversión de rendimiento y eso se suma a la presión general en el mercado de valores ", dijo el estratega jefe de inversiones de SlateStone Wealth, Robert Pavlik, citado por Cnbc.

Este fenómeno ha perjudicado principalmente a las acciones del sector bancario, generando caídas en algunas de las firmas más importantes de EE.UU. Las acciones de JP Morgan Chase, Citigroup y Bank of America disminuyeron más de 4,5%.

Por su parte, el fondo cotizado en bolsa de la Banca Regional Spdr bajó 6,2% y se cotizó alrededor de 20% por debajo de su máximo de 52 semanas. Además, estuvo en ritmo de su peor día desde marzo de 2017.

Otro factor que ha generado incertidumbre y que ha incidido en el comportamiento del mercado bursátil tiene que ver con la incertidumbre que envuelve a las tensiones comerciales entre EE.UU. y China. Pese a que el fin de semana pasado acordaron suspender aranceles adicionales, las discrepancias sobre el inicio de dicha tregua han tensionado los mercados.

Hasta la fecha, el gobierno de EE.UU. ha impuesto aranceles por US$250.000 millones a China, mientras que el gobierno de China ha gravado productos estadounidenses por US$110.000 millones.