RIPE:
EL ECONOMISTA

El operador de redes de telecomunicaciones Highline, propiedad de Digital Colony, ofertó US$120 millones más que los competidores

El Economista - Ciudad de México

La probabilidad de que el mercado brasileño de telecomunicaciones se consolide en tres grandes operadores nacionales con la repartición de los 34 millones de clientes celulares de Oi entre Vivo de Telefónica, TIM de Telecom Italia y Claro de América Móvil, del empresario Carlos Slim, cayó en suspenso, luego que Oi —afligida por una deuda global cercana a los US$20.000 millones—, aceptara negociar en exclusiva, hasta el 3 de agosto, con Highline de Digital Colony la venta de esos activos por al menos US$2.930 millones.

Highline superó en US$120 millones la oferta de US$2.810 millones que una semana antes habían presentado Tim, Vivo y Claro por la división móvil de Oi. Los tres operadores tampoco consiguieron en este momento ser tratados como compradores prioritarios por participar en el mismo negocio que la división de Oi en venta.

La intención de la tríada TIM-Vivo-Claro también ya advertía obstáculos regulatorios, debido a la participación de mercado de cada una de esas tres marcas a nivel regional o nacional. Estas compañías tenían en marzo del 2020 el 38,5%, 20,7% y 27,5% del mercado celular brasileño, en tanto que la participación de Oi rondaba 12,1%.

De ahí que los tres operadores acordaron primero que, entre otras acciones, Claro y Vivo crecerían su presencia en el área de Sao Paulo, en tanto que TIM y Vivo lo harían en Río de Janeiro y TIM, en solitario, iría por el noroeste del país, en caso de que su propuesta por los 34 millones de usuarios de Oi lograra prosperar también entre los reguladores brasileños CADE y Anatel.

Traído a México, la dimensión de la venta celular de Oi equivaldría a un combinado de los clientes de AT&T con los de Movistar, que sólo en móvil ambas suman 40 millones de consumidores. El ARPU móvil de Oi en marzo de 2020 equivalía a 71 pesos mexicanos, superior al dato de Movistar, de 55 pesos promedio por mes, y cercano al de AT&T.

De hacerse con los activos celulares de Oi, Highline de Colony Digital estaría convirtiéndose en nuevo operador móvil de Brasil y eventualmente en operador torrero, por los casi 200 millones de dólares que semanas atrás también ofertó por la unidad de torres de Oi, pero no en un nueva compañía que recién inicia en aquel país, pues allí desde hace tiempo construye redes de telecomunicaciones en hospitales, estadios centros comerciales y otros complejos con público masivo.

Llegado el 3 de agosto, Highline y Oi podrán ampliar su acuerdo de negociación exclusiva, de cara a conseguir un trato de compraventa definitivo por los activos celulares de Oi. En caso contrario, la oferta de TIM-Vivo-Claro es la alternativa, en el supuesto de que esas compañías no desistan de sus intenciones.

Lea el artículo completo.