Excluidos los costes de reestructuración, el beneficio neto hubiera sido de 231 millones de euros

Expansión - Madrid

Deutsche Bank, primer banco comercial privado de Alemania, se anotó en el segundo trimestre del año unas pérdidas netas atribuidas de 3.190 millones de euros, debido a que imputó en este periodo la mayor parte de los costes provocados por la reducción de 18.000 empleos.

Deutsche Bank informó hoy de que los costes de la reducción de empleos fueron de 3.400 millones de euros, más de lo que se esperaba.

En el segundo trimestre de 2018 Deutsche Bank había tenido un beneficio neto atribuido de 361 millones de euros.

Deutsche Bank sufrió en el primer semestre una pérdida neta atribuida de 3.012 millones de euros, frente al beneficio de 481 millones de euros un año antes.

El presidente de Deutsche Bank, Christian Sewing, dijo: "Una parte sustancial de nuestros costes de reestructuración está ya asimilada en el segundo trimestre".

Excluyendo los costes de la transformación, el banco sería rentable y en los negocios más estables los ingresos se mantuvieron o crecieron, añadió Sewing.

Esto y la sólida posición de capital y liquidez da a Deutsche Bank una base firme para el crecimiento, según su presidente.

A comienzos de julio Deutsche Bank dijo que el coste de la reducción de 18.000 empleos es de 7.400 millones de euros, que quiere financiar sin una ampliación de capital.

También calculó que el impacto de los costes de reestructuración para el 2019 serán de 5.100 millones de euros, 3.000 millones en el segundo trimestre, periodo en el que esperaba sufrir pérdidas antes de impuestos de 500 millones y netas de 2.800 millones de euros.

Las pérdidas anunciadas hoy han sido superiores a las comunicadas a comienzos de mes.

Excluidos los costes de reestructuración, el beneficio neto hubiera sido de 231 millones de euros en el segundo trimestre y de 432 millones en el primer semestre.

El primer banco privado de Alemania dijo que la mayor parte de los costes de transformación no tienen impacto en la posición de capital y que tiene un ratio de capital básico Tier 1 del 13,4% (13,7% un año antes).

Este ratio, que usan los reguladores para ver la fortaleza de un banco y es un porcentaje de los activos ponderados por riesgo, está compuesto por el capital básico de las acciones ordinarias y reservas, más las participaciones preferentes y los instrumentos híbridos.

Deutsche Bank aumentó en el primer semestre los ingresos por intereses a 13.307 millones de euros (+7%) y redujo las provisiones a 4.865 millones de euros (-8%).

A comienzos de julio Deustche Bank anunció el recorte de 18.000 empleos en los próximos tres años y que quiere reducir uno de los negocios más lucrativos antes de la crisis, la banca de inversión, por falta de rentabilidad y en un intento de volver a sus raíces.

Deutsche Bank ha reducido en el primer semestre exposiciones de apalancamiento de negocios que serán traspasados al banco malo que ha creado por valor de 38.000 millones de euros y activos ponderados por riesgo por valor de 9.000 millones de euros.

Además, negocia la venta a BNP Paribas de Prime Finance, que son servicios de liquidación de valores a fondos de alto riesgo, y de la plataforma electrónica de acciones.