La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Tres ex empleados han acusado a Deutsche Bank de ocultar un enorme agujero mediante artificios contables en plena crisis financiera, para evitar tener que ser rescatado por el Estado alemán, según ha publicado el Financial Times.

Los tres ex empleados presentaron, cada uno por su cuenta y en momentos distintos, denuncias antes los reguladores de valores de EEUU. Dos de ellos fueron despedidos y uno abandonó voluntariamente el banco, según las fuentes citadas por el diario británico. Los denunciantes aseguran que Deutsche Bank utilizó maniobras contables indebidas para manipular los datos y esconder 12.000 millones de dólares (unos 9.165 millones de euros) de pérdidas en la cartera de derivados de crédito.

Los hechos tuvieron lugar entre 2008 y 2009 y, según las mismas acusaciones, de haber reconocido las pérdidas, poniendo las carteras a valor de mercado, el mayor banco alemán se habría quedado en una muy difícil situación de solvencia y habría tenido que solicitar ayudas estatales. De no hacerlo, su entonces presidente, Josef Ackerman, pudo vender la imagen de un Deutsche Bank muy sólido, capaz de superar la crisis por sus propios medios.
 
Sin embargo, la entidad alemana niega tajantemente las acusaciones, alegando que son antiguas y fueron ya denunciadas públicamente en junio de 2011. "Han sido objeto de una investigación cuidadosa y exhaustiva, y son totalmente infundadas ", ha asegurado una portavoz de Deutsche Bank, citada por Reuters.
 
En la época de los hechos, uno de los consejeros generales del banco alemán era Robert Khuzami, quien actualmente es uno de los responsables de la SEC y candidato a reemplazar la actual presidenta Mary Schapiro. Khuzami se ha inhibido de participar en la investigación por sus antiguos vínculos con Deutsche.