RIPE:
EXPANSIÓN

Se capturan por el escándalo por fraude que envuelve a la empresa y que salpica a la gestión de las autoridades de supervisión alemanas

Diario Expansión - Madrid

La Fiscalía de Múnich informó este miércoles de la detención de tres exdirectivos de la compañía de pagos electrónicos Wirecard, incluido su ex consejero delegado Markus Braun, por el escándalo por fraude que envuelve a esa empresa y que salpica a la gestión de las autoridades de supervisión alemanas.

Braun había sido detenido ya el pasado junio, pero salió en libertad bajo fianza tras depositar cinco millones de euros. La nueva detención se produjo al "extenderse" las investigaciones sobre él, indicaron fuentes de la Fiscalía.

Las diligencias están sustentadas en las investigaciones por presunto fraude, falsificación de cuentas y manipulación de mercados que se llevan a cabo sobre los responsables y ex cargos directivos de la compañía, indicó una portavoz de la Fiscalía.

El caso de Wirecard ha afectado la credibilidad de la autoridad de supervisión financiera (BaFin). El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, deberá comparecer ante la Comisión de Finanzas del Bundestag (Parlamento) el próximo 29 de julio. Se espera asimismo la declaración ante ese gremio del titular de Economía, Peter Altmaier.

Fuentes de su ministerio explicaron el pasado lunes que Scholz sabía desde febrero de 2019 que BaFin investigaba alegaciones contra Wirecard, que se declaró insolvente el mes pasado y está acusada de inflar sus balances con 1.900 millones de euros inexistentes.

Credibilidad en entredichi

En medio de las críticas a su gestión, el propio ministro anunció la semana pasada una reforma de la BaFin para lograr un control de los balances de empresas alemanas "más efectivo". Al mismo tiempo, defendió la actuación de su ministerio y rechazó que se obrara con negligencia.

En medios alemanes se ha asegurado, asimismo, que la canciller Angela Merkel abordó la entrada de Wirecard al mercado chino con las autoridades del gigante asiático en una visita a China en septiembre de 2019.

Persiste, mientras tanto, la incógnita acerca del paradero del número dos de Wirecard, Jan Marsalek, al que se vio por última vez en Alemania el 18 de junio. Medios alemanes le situaron primero huido en Filipinas, luego en Bielorrusia y más recientemente en Rusia, donde habría llegado a través de una república báltica.

Según un informe del Ministerio de Finanzas, los primeros indicios de fraude por parte de Wirecard se remontan a 2008; desde entonces, la compañía de pagos electrónicos fue objeto de varias investigaciones por parte de la BaFin.

Esta, además, ordenó un registro de las oficinas de la compañía e impuso una multa de un millón y medio de euros en 2019, tras retrasarse Wirecard en la entrega de un informe semestral.

El escándalo sobre Wirecard, considerado una compañía modélica, saltó al desvelarse que habría inflado sus balances con más de US$1.900 millones.