RIPE:
DIARIO FINANCIERO

El avance del índice PMI compuesto de la actividad total de la zona euro se situó en agosto en 51,6 puntos

Diario Financiero - Santiago

La actividad empresarial de la zona euro se ralentizó en agosto debido a la debilidad del sector servicios, aunque continúa en positivo por segundo mes consecutivo, según el informe publicado este viernes por la consultora Markit.

La actividad económica de las empresas de la zona euro han registrado en agosto una pérdida del ímpetu que se observó en julio por la debilidad en el sector servicios, puesto que el crecimiento de la producción del sector manufacturero se aceleró, según el informe que publica hoy la agencia Markit.

El avance del índice PMI compuesto de la actividad total de la zona euro se situó en agosto en 51,6 puntos, por debajo de 54,9 puntos de julio, pero todavía por encima del umbral de 50 que separa crecimiento y decrecimiento.

Tras el repunte de julio, que situó el índice en positivo por primera vez desde el inicio de la pandemia, la actividad empresarial ha perdido "ímpetu" en agosto debido a la debilidad del sector servicios, ya que las manufacturas continuaron al alza.

El índice PMI Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro se situó en 51, 6 puntos en agosto frente a 54,9 de julio), registrando su mínima de los dos últimos meses, mientras que el PMI de Actividad Comercial del Sector Servicios de la Zona Euro) se situó en 50,1 (54,7 en julio), también en mínimos. El Índice PMI del Sector Manufacturero, por su parte, se situó en 51,7 (51,8 en julio), registrando su mínima de los dos últimos meses.

En julio se había observado la primera expansión de la actividad total en cinco meses gracias a un repunte tras el brote de la covid-19 y los trastornos causados por los confinamientos en toda la zona euro, mientras que en agosto los dos grandes sectores estudiados revelan tendencias divergentes en agosto.

En el análisis por países, el crecimiento en Alemania siguió siendo sólido y solo registró una ralentización modesta frente a julio. Por otra parte, el crecimiento en Francia sufrió una pérdida de impulso.

Mientras que las dos economías principales de la zona euro se mantuvieron en territorio de crecimiento en agosto, en el resto de la región la actividad total se redujo.

Europa, en una encrucijada

Andrew Harker, director económico de IHS Markit, subraya en un comentario que acompaña al informe que es evidente la debilidad inherente de la demanda, causada por la pandemia de la Covid-19.

La recuperación se vio perjudicada por el aumento de los casos del virus en varias partes de la zona euro, y las renovadas restricciones afectaron especialmente al sector servicios. Los fabricantes siguieron indicando aumentos marcados de la producción y los nuevos pedidos.

"La zona euro se encuentra en una encrucijada, puesto que el crecimiento económico puede volver a acelerarse en los próximos meses o puede decaer tras el rebote inicial al relajarse los confinamientos. El rumbo probablemente dependerá en gran medida del grado de éxito de la contención de la covid-19 y de si las empresas y sus clientes pueden desarrollar la confianza necesaria para fomentar el crecimiento".