.
BANCOS

Corporación de Seguros en EE.UU. enfrenta US$23.000 millones en costos por quiebras

miércoles, 29 de marzo de 2023

SVB. Foto: Reuters.

Foto: SVB. Foto: Reuters.

La Fdic está considerando dirigir una porción mayor de lo habitual de la carga a los bancos más grandes del país, luego del colapso del Silicon Valley Bank y el Signature Bank

Bloomberg

La Corporación Federal de Seguro de Depósitos, que enfrenta casi US$23.000 millones en costos por las recientes quiebras bancarias, está considerando dirigir una porción mayor de lo habitual de esa carga a los bancos más grandes del país, según personas con conocimiento del asunto.

La agencia ha dicho que planea proponer una llamada evaluación especial sobre la industria en mayo para apuntalar un fondo de seguro de depósitos de US$128.000 millones que se verá afectado después de los recientes colapsos de Silicon Valley Bank y Signature Bank. El regulador, bajo presión política para salvar a los bancos pequeños, ha señalado que tiene libertad en la forma en que establece esas tarifas.

Detrás de escena, los funcionarios buscan limitar la presión sobre los prestamistas comunitarios al transferir una parte descomunal del gasto hacia instituciones mucho más grandes, según personas con conocimiento de las discusiones. Eso se sumaría a lo que ya pueden ser cuentas multimillonarias, cada una, para empresas como JPMorgan Chase & Co., Bank of America Corp. y Wells Fargo & Co..

El índice bancario regional KBW de 50 prestamistas revirtió las pérdidas y subió un 0,6% el miércoles en Nueva York después de que Bloomberg informara sobre las deliberaciones internas de la Fdic. Las acciones de los grandes bancos redujeron las ganancias, pero se recuperaron al cierre de las operaciones en medio de un repunte más amplio del mercado.

Las conversaciones para establecer el tamaño y el momento de la evaluación se encuentran en las primeras etapas. Apoyarse fuertemente en los grandes bancos es visto como la solución más aceptable políticamente, dijeron algunas de las personas, que pidieron no ser nombradas describiendo deliberaciones privadas.

Representantes de la Fdic, JPMorgan, Bank of America y Wells Fargo declinaron hacer comentarios.

La cuestión de cómo distribuir el costo de las quiebras de SVB y Signature ya es un tema candente en Washington, donde los legisladores han presionado al presidente de la Fdic, Martin Gruenberg, a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, sobre quién asumirá la carga, especialmente después de una decisión inusual de respaldar todos los depósitos de esos bancos. La medida extraordinaria salvó legiones de nuevas empresas tecnológicas y clientes ricos cuyos saldos excedieron con creces el límite típico de cobertura de US$250.000 de la Fdic.

'Muy sensible'
"Me preocupa que los habitantes de Arkansas tengan que subsidiar los depósitos de Silicon Valley Bank y Signature Banks, y tal vez otros que se presenten", dijo el senador republicano John Boozman a Yellen en una audiencia la semana pasada. "¿A los bancos comunitarios se les cobrará esa evaluación especial?"

Ella le aseguró que la Fdic tiene margen de maniobra para decidir qué bancos pagarán.

"Vamos a ser muy sensibles al impacto", agregó Gruenberg en una audiencia el miércoles, cuando se le preguntó sobre la presión sobre los bancos comunitarios. "Tenemos la discreción de adaptar esa evaluación a las instituciones que se beneficiaron más directamente".

El desastre que derrocó a SVB y Signature Bank fue, al menos en un sentido, una bendición para los bancos más grandes del país. Ambos prestamistas habían absorbido miles de millones en depósitos no asegurados que resultaron volubles, lo que obligó a las empresas a incurrir en pérdidas en ventas apresuradas de activos. En las consecuencias, los clientes de pequeños bancos de todo el país trasladaron efectivo a bancos gigantes, colmando a esos prestamistas con financiamiento barato.

Los bancos pagan al fondo de seguro de la Fdic cada trimestre a medida que absorben los depósitos que califican para la protección de la agencia. Mientras los bancos encuentren formas de ganar aún más prestando o invirtiendo el efectivo, obtienen ganancias.

Las tarifas de la Fdic varían ampliamente. La revisión regulatoria Dodd-Frank de 2010 requirió que la agencia considerara el tamaño de un banco al establecer las tasas individuales. La complejidad de una empresa y las calificaciones regulatorias confidenciales también pueden desempeñar un papel. Eso significa que un gran banco no solo paga más porque alberga más depósitos, sino también porque su tasa es más alta.

Cuando el fondo principal de la Fdic sufre un golpe, la agencia puede imponer una evaluación especial para acelerar el proceso de recarga de sus arcas, y puede adaptar la forma en que establece esas tasas.

Además de analizar qué empresas pueden haberse beneficiado, los funcionarios pueden considerar "las condiciones económicas, los efectos en la industria y otros factores que la Fdic considere apropiados y relevantes", dijo Gruenberg al Senado en un testimonio escrito esta semana.

Una vez que la agencia esté lista para proponer una fórmula en mayo, buscará aportes "de todas las partes interesadas", dijo.

Presión política
En Capitol Hill, los legisladores han estado exigiendo públicamente que los reguladores eviten que los bancos pequeños tengan que pagar por la intervención extraordinaria en SVB, rescatando a lo que la senadora Patty Murray llamó sus "depositantes muy ricos".

"Estás creando la necesidad de una evaluación especial que se impondrá a los bancos comunitarios bien administrados que no tomaron esos riesgos", dijo el demócrata de Washington a Yellen en una audiencia. Muchos bancos pequeños, señaló Murray, atienden a personas con mucho menos dinero.

Apoyarse en los grandes bancos puede sumar rápidamente.

Cuando la Fdic se propuso recaudar US$5.500 millones con una evaluación especial en 2009, JPMorgan dijo que el recargo extrajo US$675 millones de sus ganancias del segundo trimestre.

El impacto de SVB y Signature podría ir mucho más allá de eso. La agencia estimó el domingo que la falla de SVB costará US$20.000 millones, además de la mordida de US$2.500 millones que espera de Signature. No está claro qué tan rápido la FDIC quiere recopilar la evaluación.

Recientemente, algunos grandes bancos también se han enfrentado a la presión para apuntalar el balance de otro prestamista en problemas, First Republic Bank. Por ahora, los reguladores le están dando a ese banco más tiempo para llegar a un acuerdo para reforzar su balance, dijeron personas con conocimiento de la situación a fines de la semana pasada..

Pero después de conversaciones con funcionarios del gobierno, algunos ejecutivos de Wall Street han conjeturado que incluso si sus empresas no inyectan más capital en First Republic, aún podrían quedar enganchados de otra manera: pagar una evaluación especial de la Fdic si la agencia interviene.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Energía 14/04/2024 Operadores de petróleo analizan riesgos del conflicto Irán-Israel en mercado ya tenso

La volatilidad en Oriente Próximo añade una prima de riesgo a un mercado en el que la fuerte demanda se combina con una disciplinada política de producción de la Opep+

Venezuela 14/04/2024 Venezuela arresta a funcionarios de Pdvsa por investigaciones de presunta corrupción

Los arrestos se producen tras la detención del exministro de Petróleo de Maduro, Tareck El Aissami, el martes, un año después de su renuncia

Irán 14/04/2024 Los avisos de Irán de que atacaría pueden haber atenuado los riesgos de una escalada

La mayoría de los cientos de aviones no tripulados y misiles lanzados por Irán en un ataque de represalia fueron derribados antes de alcanzar territorio israelí