Uno de los factores que afecta la paz en el territorio nacional es el creciente descontento civil y político que se ha dado desde 2019

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El año pasado estuvo marcado por el descontento social en la mayoría de los países del vecindario. Esto llevó a América del Sur a registrar el mayor deterioro de cualquier región en el Índice Global de Paz de 2020 que elabora el Institute for Economics & Peace. Según el texto, “seis países registraron un deterioro en la paz, mientras que cinco mejoraron su puntaje. Suramérica es ahora la quinta región más pacífica del mundo, quedando atrás de América Central y el Caribe por primera vez desde 2016”.

Al analizar cómo le fue a Colombia en esta medición los resultados no son positivos pues el país es el segundo menos pacífico de la región (solo supera a Venezuela, puesto 149) y el 140 a nivel mundial entre 163 economías que se tuvieron en cuenta en el informe.

El territorio nacional está por debajo de Ecuador y Brasil, que ocuparon las posiciones 90 y 126, respectivamente, tal como se muestra en el gráfico y muy lejos de pares como Perú, puesto 84 y Chile, puesto 45.

El estudio clasifica los niveles de paz utilizando 23 indicadores cualitativos y cuantitativos, “como el nivel de criminalidad violenta, el número de agentes de policía y cuerpos de seguridad o la posibilidad de actos terroristas, y cubre 99,7% de la población mundial. En esta ocasión, la paz se ha deteriorado en 80 países mientras que la situación ha mejorado en 81. El índice indica que los niveles de paz en todo el mundo han disminuido 2,5% desde 2008”, destacó Statista.

LOS CONTRASTES

  • Juan Pablo GranadaPresidente de CIV

    “Estos índices permiten entender varias de las situaciones que se afrontan en el país, como que los ciudadanos buscan oportunidades para radicarse afuera”.

  • Steve Killelea Fundador del Instituto de Economía y Paz

    “Es probable que el impacto económico del covid-19 amplíe las tensiones aumentando el desempleo y la desigualdad, empeorando las condiciones laborales”.

Teniendo en cuenta estas características, en la publicación se destaca que entre los factores que lastraron a Colombia a disminuir su puntuación general en -0,005 hasta 2.646 puntos se encuentran el creciente descontento civil y político que nació el año pasado, un aumento en el impacto del terrorismo, un aumento en la tasa de policía a 367 efectivos por cada 100.000 habitantes y un pequeño aumento en la tasa de encarcelamiento.

Para Juan Pablo Granada, presidente de CIV, uno de los peores momentos en los que nosotros llegamos a estar en este índice, en nuestros años recientes, fue en 2014 cuando ocupamos el puesto 150, año en el que estaba terminando el primer mandato de Juan Manuel Santos y que se estaba empezando el segundo, que fue cuando realmente inició a consolidarse el proceso de paz y se vio una mejoría.

“Cuando terminó el gobierno de Santos, en 2018, ocupamos el puesto 145, es decir que habíamos mejorado cinco puestos frente al resultado de 2014 y el año pasado estuvimos en el puesto 143 y en este última entrega estamos en el 140. Si uno analiza esto, dentro del contexto internacional, nuestra posición y la forma en que nos visualizan está muy cerquita de Venezuela (149), pero nos comparamos en términos de paz con países como el Congo, Sudán, Irak, Afganistán y Rusia”, añadió Granada.

No todos las cifras en materia de paz a nivel local son negativas, ya que se registró que el número de desplazados internos en Colombia disminuyó en casi dos puntos porcentuales, la tasa de homicidios bajó y el puntaje del país en el indicador de escala de terror político también mejoró, tal como lo resalta la publicación del Institute for Economics & Peace.

Sin embargo, la esperanza de mejorar en dicho indicador es lejana toda vez que la pandemia del covid-19 trae unas condiciones sociales que empeoran el panorama para todo el mundo.

Sobre este tema Steve Killelea, el fundador del Instituto, en el documento publicado asegura que “es probable que el impacto económico del covid-19 amplíe las tensiones aumentando el desempleo y la desigualdad, empeorando las condiciones laborales, creando alienación del sistema político y aumentando los disturbios civiles. Por lo tanto, nos encontramos en una coyuntura crítica”. De esta manera el próximo año se podría ver una disminución generalizada en el indicador.

La paz a nivel mundial
De acuerdo con el Índice Global de Paz 2020, los países más seguros del mundo son Islandia, Nueva Zelanda, Portugal, Austria y Dinamarca. Mientras que los más inseguros son Afganistán, Siria, Irak, Sudán del Sur y Yemen. Hay que destacar que Islandia ocupa el primer lugar por octavo año consecutivo y que la mayoría de los territorios de Medio Oriente y el Norte de África siguen estando lejos de ser las áreas más pacíficas del mundo.

A nivel regional, los países de Suramérica que se destacan como las naciones más seguras son Uruguay (35), Chile (45) y Argentina (74).

Al analizar la posición de algunos países, por ejemplo, Estados Unidos se evidencia que está en el puesto 121, es decir que su grado de pacifismo se puede comparar con el de República del Congo, Sudáfrica y Brasil. Su posición se debe a que está inmerso en conflictos externo. Mientras que México, una de las economías más importantes de la región, ocupó el puesto 137 en esta última medición. Granada explicó que el puesto alcanzado por este país latinoamericano evidencia un deterioro de la situación del país en materia de paz.

“Si uno mira hace 10 años, en 2010, México estaba en el puesto 100. Esto demuestra que todos los temas de violencia, inestabilidad política, narcotráfico, delincuencia común, corrupción son elementos que tienen un alto impacto en esta medición y pueden afectar a la hora de captar inversión”, añadió.

Estos resultados podrían empeorar en los próximas entregas debido a la crisis desatada por el covid-19, dado a que los resultados de este año muestran que el nivel de paz global se deterioró, con un puntaje promedio por país de 0,34%.

“Este es el noveno deterioro de la paz en los últimos 12 años. El GPI 2020 revela un mundo en el que los conflictos y las crisis que surgieron en la última década han comenzado a disminuir, solo para ser reemplazados por una nueva ola de tensión e incertidumbre como resultado de la pandemia”, dijo Killelea.

El futuro del territorio nacional en materia de paz en medio de la crisis
Granada destacó que actualmente no estamos en una buena posición. “Hemos mejorado algo, pero en la medida en que el proceso de paz se siga deteriorando, el maltrato hacia las mujeres y los niños continúe como está, aunque esto no se mide en el Índice, la situación en materia de paz en Colombia no va a mejorar”. A esto se le suma que el covid-19 va a aumentar la delincuencia, la desigualdad y otros problemas internos que podrían generar una visión negativa del país en el terreno internacional.