La tasa en argentina es de 106% según el Doing Business

Sebastián Montes

Uno de los factores más importantes para los empresarios al buscar nuevos mercados en el extranjero tiene que ver con el esquema de impuestos de las economías a las que quieren llegar. En dicho escenario, la clave para generar mayor atracción es que el porcentaje de los beneficios de la compañía dirigidos a las arcas tributarias sea el más bajo posible. Sin embargo, el último informe Doing Business del Banco Mundial muestra que Argentina, Bolivia y Colombia tienen el porcentaje de beneficios más alto de la tasa de impuestos empresarial.

Para hacer este análisis, el Banco Mundial registra los impuestos y las contribuciones obligatorias que una empresa debe pagar en un año determinado, así como las medidas de la carga administrativa referentes al pago de los mismos. El estudio incluye el impuesto a las ganancias corporativas, las contribuciones sociales y los impuestos laborales pagados por el empleador, así como gravámenes a la propiedad, dividendos, ganancias de capital y transacciones financieras, entre otros.

De todos los países de la región, las empresas que operan en Argentina tienen el mayor impuesto total como porcentaje de los beneficios , llegando a una tasa de 106%. Bolivia, por su parte, asciende a 83,7%, mientras que Colombia contempla el top tres con 71,9%.

El coordinador del programa de Gobierno de la Universidad Externado de Colombia, Rafael Piñeros, señaló que “una tasa de 106% significa mucho. Pese a que la competitividad de la economía argentina es importante por su diversificación, para el sector privado ese pago de impuestos es un gran agobio”. Sin embargo, agregó que “debe haber alguna forma de retribución o compensación, pues nadie estaría dispuesto a pagar eso si no recibe nada a cambio”.

Sin duda, el país que atraviesa la situación más compleja es el que gobierna Mauricio Macri, sobre todo si se tiene en cuenta su situación económica a lo largo del año. A comienzos de mayo, el mandatario solicitó un préstamo por US$50.000 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr un equilibrio fiscal para 2019. A finales de octubre, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que la entidad financiera dio el visto bueno para aumentar el acuerdo a una suma de US$56.300 millones. Sobre la posibilidad de lograr equilibrio fiscal, Piñeros agregó que una eventual disminución de los tributos en ese panorama sería muy complicada “si no hay un proyecto específico en el Congreso sobre ese tema”.

En el caso colombiano, una de las principales quejas de los empresarios extranjeros que llegan al país tiene que ver con los impuestos, los cuales le restan atractivo a Colombia en materia de negocios según su análisis. Ante este panorama, la ley de financiamiento que impulsa actualmente el gobierno de Iván Duque planea aliviar la carga tributaria de las empresas, con la reducción de la tarifa de renta que pagan para que llegue a 30% a 2022. Asimismo, simplificar la cantidad de trámites que las compañías deben pagar es una de las prioridades del proyecto.

No obstante, el profesor de Economía de la Universidad Javeriana, Jorge Restrepo, destacó que “la metodología del Banco Mundial ha sido muy cuestionada en lo que tiene que ver con la carga tributaria, pues mezcla impuestos que se pagan sobre utilidades con otros que se pagan sobre ventas o ingresos brutos de las empresas”.

LOS CONTRASTES

  • Jorge RestrepoProfesor de Economía de la Universidad Javeriana

    “Las cargas tributarias incluyen los impuestos locales, que en Colombia es el impuesto de industria y comercio, que son sobre ingresos y ventas”.

Asimismo, el experto recalcó que el problema también va ligado a que no todos los países tienen una carga sobre utilidades y ventas brutas equivalente, lo cual hace que no se pueda comparar de manera precisa los gravámenes entre naciones según el Doing Business.

Con respecto a la ley de financiamiento del Gobierno, Restrepo comentó que supone una reducción sustancial de la carga tributaria para las empresas por varias vías, lo que significaría una mejora en términos de competitividad dentro de esta área.

La facturación electrónica entra en el juego

Según el Banco Mundial, el número de pagos incluido en el Doing Business tiene en cuenta la facturación electrónica. Cuando se permite el archivo y el pago electrónico, el impuesto se cuenta como pagado una vez al año. En cuanto a las operaciones realizadas a través de terceros, la institución agregó que en esos casos solo se incluye un pago en el informe, “incluso si los pagos son más frecuentes”.